RSS Feed

26/4/09

El aguacero tenía que llegar...la primavera no es eterna, las hojas caen, las flores se secan y tu amor así como llegó un día se fue…podía yo a base de bostezos detener una nube que giraba en su propio espacio a punto de derramarse y caer?
Ahora solo quedan cosas por hacer…discutir con ese que se cree Dios, dar limosna, y sin embargo, añorar tu presencia…equivocarse hasta la extenuación y comprobar que después de todo aunque te dibujaba en cada boceto de mi imaginación, más allá de la imaginación y lo imaginado tus pasos volverían por el lugar que llegaste.
No fue suficiente con sentirme felizmente desesperada, creer que eras mi poeta, un poco loco…un poco luciérnaga que al pasar ante mi farola lograba robarle un poco de su luz azul para iluminar mi vida…esperando impaciente tu convocatoria mientras recordaba el día que nos conocimos..
Ese día, en la noche, el pájaro de la melancolía mostraba su vuelo lastimero, el aire traía presentimientos de aguacero y nosotros, triunfantes, ávidos de conocernos recordamos, nos evocamos y comprendimos que nuestra existencia de mil años y algún bostezo más nos había llevado a encontrarnos de nuevo, y yo entonces sentí el deseo de abrazarte y el sol y la luna, juntos esa noche, resplandecientes me susurraron al oído…que reconfortante fue sentirme reconfortada…que feliz fue sentir que me hacías a mi el final de tu viaje..
Pero el aguacero cayó…no vamos a discutir, hemos amado, hemos soñado y entregado, y si estaba aquí era por ti pero la nube se alejó llevándose también este cuento...
Lo dicho...yo te dije TQI..llevátelo, te lo regalo, tu sabes y yo lo se que no es la primera vez, guárdalo bien hasta que podamos encontrarnos de nuevo, esta vez fue en el cielo que nos pudimos encontrar.. la próxima vez quizás sea debajo del mar..pero estoy segura que nos volveremos a amar…

1 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

carla dijo...

simplemente un beso...

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...