RSS Feed

24/2/10

Ahora quien es el loco?

 
Por Wayne Madsen / Online Journal Las fuentes de inteligencia de WMR han reportado que la administración de Obama ha autorizado una guerra económica contra Venezuela para desestabilizar al gobierno del presidente Hugo Chávez.
Después de un exitoso golpe de estado contra el aliado de Chávez, el presidente de Honduras Manuel Zelaya, y el estrecho triunfo electoral del 51-49 por ciento del derechista multimillonario Sebastián Piñera de Chile el pasado 17 de enero, una entusiasta Casa Blanca de Obama ha dado una luz verde a los operativos políticos en Venezuela, muchos de los cuales actúan bajo la cubierta de organizaciones no gubernamentales (ONG), para establecer el escenario de masivas protestas callejeras por la devaluación que Chávez hizo del bolívar, la moneda de Venezuela. Chávez devaluó el bolívar en un 50 por ciento para hacer las exportaciones del petróleo venezolano menos costosas, impulsando así los ingresos para su país. Sin embargo, la devaluación también ha tenido un impacto en el alza de precios e inflación en Venezuela, y la CIA y sus ONG subordinadas no han perdido tiempo en alentar historias sobre consumidores que corrieron a comprar a las tiendas antes de un aumento de precios, con las televisiones de pantalla plana importados como el artículo preferido de los consumidores manipulados por los medios corporativos de comunicación que anunciaban un enorme aumento de precios y largas colas en los centros comerciales favorecidos por las élites venezolanas.
El estado venezolano ha eximido ciertos bienes de consumo tales como comida, las medicinas, los implementos escolares, y la maquinaria industrial de ser afectado por la devaluación del bolívar con un tipo de cambio diverso y controles de precios, pero los aumentos de precios en las televisiones, el tabaco, el alcohol, los teléfonos móviles, y los ordenadores, tienen a las fuerzas anti-Chavistas en Venezuela y en el extranjero exagerando los malos efectos en el consumidor venezolano.
Para luchar contra los empresarios que están intentando capitalizar la devaluación del bolívar, Chávez ha amenazado con cerrar y posiblemente confiscar cualquier negocio que defrauda al consumidor por subir excesivamente los precios. El primer objetivo de un cierre temporal fue una cadena de almacenes en Caracas de propiedad de la firma francesa Éxito.
Los analistas de inversiones internacionales elogiaron la decisión de Chávez para devaluar el bolívar y dijeron que la decisión era necesaria considerando la caída de los precios mundiales del petróleo. Sin embargo, la CIA y las ONG, muchos de ellos alineados con el Instituto de Sociedades Abiertas de George Soros y el U.S. National Endowment for Democracy están planeando grandes demostraciones callejeras contra el manejo de Chávez de la economía.
Las elecciones para la Asamblea Nacional están programadas para septiembre pero la administración de Obama ha decidido que si Chávez puede ser removido ahora, sus aliados en Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, y algunos estados caribeños abandonarán rápidamente la alternativa de Chávez, la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), por las estratagemas financieras del Hemisferio Occidental y pactos del libre cambio dirigidos por los norteamericanos. Los planificadores de Obama entonces ven a Cuba, siendo aislado nuevamente en el hemisferio y listos para la presión política creciente de los EE.UU. Cuba fue colocada en la lista de 14 países a cuyos pasajeros se les requerían una investigación adicional en las líneas aéreas, como parte de la política de ejercer presión sobre Cuba y aislarlo. Hay una posibilidad que con el brote de violencia en las calles de Venezuela, inspiradas por los EE.UU., esa nación podría unirse a Cuba en la lista como el décimo quinto país.
El asalto de la administración de Obama es doble: económica y política. La presión está siendo aplicada contra la cadena de gasolineras Citgo, que es poseída por la compañía petrolera estatal venezolana, PDVSA, y que tiene calificaciones favorables de inversión. Político, los EE.UU. está públicamente y secretamente canalizando dinero a los grupos anti-Chávez a través de la U.S. National Endowment for Democracy (NED), y de los grupos afiliados con George Soros. Hay también un pequeño componente militar a la estrategia de Obama de minar a Chávez. Los sobrevuelos del avión estadounidense P-3 Orión en el espacio aéreo venezolano, desde las bases en Aruba y a Curaçao, para intimidar a Chávez y que este active los sistemas venezolanos de radar, comando, control y comunicaciones (C3I), con el fin recopilar los datos de inteligencia electrónica y señales que serían utilizados por los Estados Unidos para atascar las redes militares venezolanas, en caso de que una sublevación inspirada por EE.UU. contra Chávez por leales a los E.E.U.U. infiltrados entre los militares venezolanos, la policía, PDVSA, y los medios venezolanos. Los E.E.U.U. también están alimentando incursiones fronterizas en Venezuela por los paramilitares colombianos, para calibrar las defensas venezolanas en la frontera. El pasado mes de noviembre, unidades paramilitares de la derecha colombianas mataron a dos soldados de la guardia nacional venezolana dentro de Venezuela en el estado de Táchira. Los escondrijos de las armas mantenidos por los colombianos dentro de Venezuela fueron capturadas por las autoridades venezolanas. Venezuela también arrestó a un número de agentes de inteligencia colombianos del DAS dentro de Venezuela.
Obama firmó un acuerdo militar con Colombia que permite que los Estados Unidos establezcan siete bases aéreas y navales en Colombia. Un acuerdo adicional de Obama con Panamá verá a los militares de los E.E.U.U. volver a esa nación para establecer dos bases militares.
Se estima que un 25 por ciento de los venezolanos son los probables quintos columnistas que participarían en una rebelión contra Chávez. Muchos de ellos basados en el estado productor de petróleo venezolano de Zulia y la capital de Maracaibo, en donde los sucesivos embajadores de los E.E.U.U. en Caracas han alimentado las ascuas secesionista y donde la CIA y la Agencia de Inteligencia para la Defensa de los EE.UU. han concentrado mucho de sus esfuerzos. En noviembre, la policía venezolana arrestó en Maracaibo a Magaly Janeth Moreno Vega, también conocido como “La Perla”, la líder de las fuerzas derechistas Autodefensa Unidas de Colombia (AUC), que ha sido ligada directamente al presidente Álvaro Uribe y miembros de su gobierno pro-EE.UU., incluyendo al ex Procurador General de la República Luis Camilo Osorio Isaza, designado por Uribe como embajador de Colombia en México. Original en inglés: http://onlinejournal.com/artman/publish/article_5489.shtml

0 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...