RSS Feed

2/8/11

Siempre nos quedará París....




Myspace Imágenes Musicales


Hector era un hombre un tanto bajito, sincero, muy amable y nada tacaño, tenía esa cualidad de parecer nostálgico y bromista a la vez, puntual en sus detalles, correcto y pulcro en sus maneras…quizás a veces era un poco olvidadizo y para  algunas mujeres hasta un poco hedonista, pero para Sonja este calificativo solo acentuaba mas su admiración por él…Para ella, Hector era detallista, elegante, escrupuloso, un sonriente poeta que a veces se perdía en los sueños alargados de sus sábanas, levantándose casi al mediodía, y en cambio para otras mujeres, era un conquistador, inquieto y misterioso hombre que deambulaba de igual manera entre círculos sociales altos como en los mas bajos rincones clandestinos….pero esto, Sonja siempre lo negaba y escuchaba atenta cada vez que Hector le decía que estaba por cerrar un contrato que le proporcionaría mucho dinero para empezar una nueva vida junto a ella…


 Sonja, era una pelirroja de buen tipo que había sido su novia oficial desde la infancia. Los juegos de mesa, los paseos los domingos en familia, pronto pasaron a ser caminatas por las noches llenas de besos. Sus familias se conocieron antes de que ellos nacieran y se sentían contentos de poder ver a sus dos hijos casados, por eso ella sabía que muy pronto Hector se animaría a dar el siguiente paso. Sonja tenía todo previsto y ya había pedido anticipo de sus prestaciones para ir adelantando todo…hasta tenía listo el permiso para realizar su luna de miel en París y así poder hacer realidad sus sueños de príncipes encantados y princesas..Nadie podía hacer explotar sus sueños como si fueran pompas de jabón. 



Una tarde, Sonja esperaba impaciente en el café que siempre le pareció el lugar mas romántico del mundo por su juego cálido y tenue de luces….Hector la había citado por teléfono porque tenía algo importante que decirle y ella, luego de ponerse su mejor vestido y su mas fino perfume se dirigió ansiosa..


Solo tardaron minutos sentados luego de que Hector llegó y le dio la noticia. Por segundos, Sonja sintió como la vida se convertía en un gigantesco embudo por donde pasaba su vida tragándose todas sus ilusiones…Hector se iba a casar, pero no con ella.


-          Me escuchas, Sonja? Entiende mujer que esto no tiene nada que ver con los dos. Mi amor por ti es sincero y mis deseos siempre fueron tener una vida, juntos, pero he dado mi palabra de que voy a casarme con Moravia y no la puedo romper.


La pobre Sonja solo veía mover a Hector los labios, pero no entendía de que hablaba. ¿Romper que palabra? Que tenía que ver esa chica regordeta, hija de mafiosos y de tímido aspecto en todo esto?


-          Me metí en un problema muy gordo. Quería conseguir dinero para la boda y aposté lo que tenía y luego pedí y pedí prestado para recuperarme sin lograrlo. Ahora me piden que paguen…es mi vida Sonja o casarme con esa mujer.


Sonja como pudo se levantó conservando lo que le quedaba de dignidad. En ese lugar al que ella consideraba el lugar mas romántico del mundo dejaba hecha pedazos una servilleta de papel como los trozos de su corazón partido

---------------------------------------

Pasaron los años…casi tres y Sonja esta de nuevo alegre, triunfante… exitosa. Ahora es una alta ejecutiva de la firma Vans Allen, y se dedica a viajar por el mundo buscando nuevos diseños de alta costura…luego de esa tarde decidió que si bien en el amor no le había ido bien, los negocios no le serían adversos y lograría tener una fortuna a como diera lugar.


Ahora se encuentra de viaje de negocios en París, la cuna de la moda y ella como representante de la firma ha ido a escoger diseños de la última Colección 'Cuatro Temporadas' de Pierre Cardin. Entretenida como estaba no pudo evitar que su corazón se detuviera de inmediato al darse cuenta que a poca distancia, Hector, su Hector, se encontraba sentado junto a su esposa. Su cara ya no era la misma alegre que ella había conocido, frente a sus ojos hay un Hector cuarentón, mas calvo y de lentes que a menudo los ciñe sobre su nariz para ver mejor a las delgadas modelos; bebedor y fumador empedernido, enciende un cigarro mientras apaga el último, ahora sus ojos ven a un Hector que se le nota pálido, enfermo,  pervertido y desagradable en su forma de actuar, por lo que su esposa a veces le llama la atención para que se comporte mientras él le lanza algunas palabras hirientes delante de la gente


Sonja siente lastima por esa obesa chica que aguanta en silencio las ofensas de su marido, mientras éste abandona el lugar gritándole a vos pópulis:


-          No se que hacemos aquí, ninguno de esos trapos te queda porque pareces una ballena de gorda, si quieres un vestido vamos al circo y te compro una carpa de rayas para que te veas mas delgada.


Sonja se resistió al principio a seguir los pasos de Hector pero su ansiedad por hablarle y estar cerca de él nuevamente pudieron mas y con el pretexto de salir a tomar un poco de aire se disculpó con su acompañante. Se encaminó al lobby donde una pantalla gigante trasmitía el evento para los que preferían ver el desfile en completo silencio y libres de humo. Al llegar se sentó de piernas cruzadas frente al enorme monitor. Estaba muy hermosa. Su vestido negro con detalles abrillantados le ceñía el cuerpo y sus torneadas piernas sobresalían por debajo de la raja abierta de su falda.  El cabello recogido como al descuido dejaba caer algunos flecos rojizos sobre su cara. Casi no usaba maquillaje y a sus 36 años podía pasar fácilmente por una 10 años menor.


-          Le puedo invitar algo de beber, Srta..?.....S…..onja?


La cara de Sonja mostró un falso gesto de sorpresa al hacer creer que no sabía que él se encontraba en ese lugar..


-          Mon Dieu, la vie est un mouchoir!! Hector? Eres tú?...que haces aquí?


-         Vaya que si es pequeño el mundo…Vine porque la tonta de mi esposa vino a comprar ropa…la muy ilusa, como si cupiera en alguno de estos vestidos…


Sonja frunció el entrecejo y le advirtió que si hablaba de esa forma se iría. A fin de cuentas era su esposa, él así lo había decidido y ni él ni nadie le faltaría el respeto a una mujer en su presencia


-          Lo siento, Sonja…no te enojes, estoy muy contento de verte. Por Dios!! Que bella estás…cuanto tiempo te quedas?...Tenemos que quedar para vernos, salir a tomar un café no se, estoy a tus ordenes…no se que decir…


-          Calma..calma…Respira que te dará algo… Te olvidas que estás casado…acaso tu mujer te dejará salir?


-          Ella mañana tiene cita a un Spa y tengo todo el día libre y aún no tengo nada planeado.- Esto último era mentira porque ya había reservado cupo en uno de los burdeles mas costosos de la ciudad.


-          La verdad que me gustaría reunirme y hablar sobre como te ha ido en la vida. Mañana no tengo nada que hacer y parto al día siguiente a casa..así que.


-          Hecho!! Mañana paso por ti al hotel..dime donde te hospedas?


-          No Hector… citémonos en algún lugar, porque eres un hombre casado y hay aquí mucha gente que nos conoce…no quisiera salir retratada contigo en alguna de esas revistas de escandalosos affair y aquí los paparazis parecen como mosquitos…


-          Cierto!! Eres una mujer muy famosa ahora.- y ambos rieron con esa soltura propia del que no tiene nada que temer


Quedaron de acuerdo en el lugar donde se reunirían y luego de darse un beso que ligeramente rozó el borde de sus labios, partieron de nuevo a cada uno de sus asientos…no hay ni que decir que el resto de la noche, Hector hasta se olvidaba de fumar solo por mirar a la Sonja que estaba sentada del otro lado de la pasarela y los celos de verla sentada junto a otro hombre le retorcían por dentro mientras su mujer, sin darse cuenta de nada, llenaba su lista de pedidos…
---------------------------------------
La noche anterior,  Hector había regresado a su casa hediondo a mujeres y alcohol…Moravia, con los celos propios de una esposa le reprochó su impropio estado y en medio de la borrachera Hector le estrelló su puño cerrado en la cara. Ahora en medio de la sala y con un evidente morado en su ojo izquierdo le preguntaba lo que haría el resto del día


-          Moravia, desde cuando me supervisas lo que hago? Mi trato siempre fue ser la figura de esposo que tú y tu padre quisieron, pero siempre dije que no me podían limitar. Yo entro y salgo cuando quiero y con quien quiero.


-          Porque me tratas así? No lo hago por supervisar, solo me preocupo por ti


-          Esta bien mujer, no llores...- Hector se acerco y rodeó con los brazos a su mujer- iré a darme un sauna y masajes..tengo muchos calambres últimamente, espero que eso me alivie un poco y hasta quizás por la noche tu y yo…


Moravia sonrío con la promesa que le hacía su marido….Ella notó que ese día se veía como diferente, si hasta le había sonreído y la trato con ternura!!!


-           Quizás en el fondo si me quiere.- pensó..


Manejaba Hector feliz mientras tarareaba la canción Unforgettable de Natalie y Nat King Cole que colocaban en la radio, la vida al fin le había dado un soplo de alegría al colocar a Sonja nuevamente en su camino y ella estaba tan hermosa…después de ese beso hasta juraría que seguía enamorada de él. Se hacía planes para encontrar la manera de hacer que se quedara unos días mas y recorrer los lugares que ambos gustaban recorrer…Aquí estaba el teatro Les Feux de la Rampe, el museo de la Vie, y a su esposa no le interesaban ninguno de esos lugares…él antes había sido un hombre culto, le gustaba el arte, la opera, el ballet y con la familia de su mujer solo conocía de casinos, de apuestas, de caballos….Quizás ahora que el viejo está por morir pueda deshacerme de todo y volver a empezar junto a Sonja…por algo se ha cruzado nuevamente en su camino



Iba tan absorto en esos pensamientos que casi pasa de largo el lugar fijado en la Gran Vie. Justo donde habían quedado se encontraba de pie una Sonja totalmente diferente. De ropa casual y juvenil y una larga peluca rubia que caía sobre sus hombros la hacían ver irresistiblemente sexy.


-          Y eso….? Porque el cambio?


-          No te gusta acaso?


-          Me tienes boquiabierto pero..


-          Es mi disfraz para engañar periodistas y así de paso darte un día que no olvidarás jamás…


Ella se subió al auto y desde su lugar, él podía disfrutar de ver su nuevo atuendo…un atuendo que despertaba reacciones volcánicas y a punto de hacer erupción. Fueron a un bar clandestino y bebieron en exceso, en realidad todo fue en exceso, las copas de vino… los besos…y Hector no tardó en enloquecer…


-          Nena, vamos a un lugar donde estemos a solas


-          Pero Hector…aquí en esta ciudad hasta los gatos son chismosos


-          No aguanto este deseo de estar contigo…


-          Yo se de un lugar a las afueras que es intimo, lo he recomendado muchas veces a mis clientes cuando vienen a París por ser un lugar tranquilo ….Además es seguro, mira que si me he puesto esta peluca es para que nadie me pueda reconocer.


Llegaron al lugar…un chalet en Evry, a las afueras de París, con una iluminación tan parecida al de aquel lejano café…una chimenea y una alfombra de piel colocados cerca del cálido lugar..El vino y el ambiente no hicieron demorar lo que tenía que suceder…un hombre y una mujer que habían nacido para estar juntos, para amarse y que ahora rodaban envueltos en la piel de aquel animal extinto...


Fue demasiada la excitación para Hector que luego de acabar se quedo profundamente dormido eufórico y lleno de sueños productos de la sensación de felicidad junto a la única mujer que había amado, mientras ella, aún húmeda por el acto realizado, sintiendo el placer aún caliente en su vientre, se dirigió a su bolso. De el extrajo una inyectadora de 100cc llena de aire que introdujo lentamente en una vena del cuello de su dormido amante… en pocos momentos ese aire le causaría la obstrucción de algún vaso sanguíneo en el corazón, en los pulmones o en el cerebro. En pocas palabras, Hector no pudo despertar de su sueño…. sufrió de un ataque cardíaco. Sonja satisfecha se recostó por unos instantes junto a él antes de alejarse para siempre de todo lo que significara su recuerdo







-          Señora, lamento tener que comunicarle que…


Moravia no escuchaba a los detectives que se acercaron a su puerta mientras una patrulla de policía la esperaba para ir a hacer el reconocimiento del cadáver. Estaba en estado de shock y solo pedía que le devolvieran a su marido


Los detectives no tenían la menor duda sobre lo que había sucedido. Un hombre en el estado de Hector, fumador, hipertenso y en el estado etílico que lo encontraron, había conseguido alguna prostituta en el camino y se alejo a esa cabaña donde iban la mayoría de maridos infieles.


-          Al menos murió en el “acto”- le decía un policía a otro mientras soltaban unas risas burlonas


Sonja llegó a su casa dos noches después. Tras algunas cosas que tenía que resolver antes de abordar el avión desde el aeropuerto Charles de Gaulle, al fin pudo salir de ese país dejando atrás, en ese chalet apartado a las afueras de París, su cara inocente y todo lo que ella era y lo que había querido en esta vida…aunque la verdad era que su vida había dejado de existir como tal hace casi tres años en aquel café…


Tiró sus maletas a un lado y encendió un cigarrillo. Se quitó toda la ropa para quedar desnuda sobre su cama como si al hacerlo pudiera arrancarse de la piel esa maldad que ahora la envolvía. Observaba el humo que desprendían sus labios mientras recordaba  todo lo que había sucedido desde aquel encuentro  que cambiaría su vida meses atrás y que la había llevado a convertirse en lo que era hoy. Despacio abrió un sobre que le llevó un mensajero al hotel antes de partir y se quedó mirando la cifra seguida de varios ceros que había en un cheque pegado a una nota


Gracias, Libia…sin tu ayuda no hubiera podido terminar con este martirio que ha sido mi vida desde que mi padre me obligó a casarme con ese hombre. Espero que consigas ser feliz como yo lo seré de ahora en adelante

Moravia


Al instante, y como deseándolo, se escuchó el sonido de su teléfono en el bolso.


-          Hola mi amor, ya estoy en casa


-          Me muero por verte.. Todo bien? Sin problemas?


-          Para nada…en este momento tu hermana debe estar rindiendo declaraciones a la policía. No podrá explicar la jeringa con sus huellas digitales en ella…ni el golpe que tiene en la cara…Fue muy inocente al haber ido ella misma a alquilar ese chalet en Evry. Lo que es a mi, no podrán relacionarme nunca con este hecho porque jamás cobraré este cheque, así como nunca existió una Libia… tenemos el camino libre…


- Te dije que te adoro?


- No…pero nunca es tarde para hacerlo…vienes?

0 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...