RSS Feed

26/10/11

Cambio insectos por estrellas...


Pigmalión del decorado de  mis versos, al igual que un dibujante crea un paisaje, una situación, o el esbozo inacabado de mi teatro a diario…¿ Qué rincón llorará conmigo mi llanto, cuando el sol caiga como cruel guillotina ante la mirada desolada de mi cómplice, la noche? ..No me llenes de reproches, no tú, que a las personas inmortalizas, entre abrazados chandales y secretas caricias de chocolates de un temporal invento inesperado

Cuan fuerte has de abrazarme entre los recuerdos de un amor pasado llevándome incluso hasta la locura, como enajenada criatura que se pierde entre lo banal y confunde brillantes estrellas con insectos danzantes …no me importa ser el decorado de tu mágico mundo, solamente aléjame del despertar abrupto que me impida seguir cayendo sin cesar en este sueño tan profundo que llena de artificial belleza mi cada vez mas hondo abismo terrenal...


¿Al final quien sufre mas? Quien espera siempre o aquel que nunca supo esperar por nadie?..que mas da..tan solo es otro espejismo en el aire..

4 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Francisco Espada dijo...

Una bella reflexión, Mirella. También tengo dudas de dónde se alberga mayor sufrimiento, seguramente en quien no espera, la desesperanza ya es en sí una derrota. Besos.

guillermo elt dijo...

Mira en noches de de luna clara, acabo de soplar hacia tí una estrella de chocolate brillante como brillante es el más brillante de los terciopelos acharolados.

Besibrazos.

Pakiba dijo...

Yo creo que el que sufre menos es el que no espera nada de nadie, así si te viene algo "sorpresa" te tocó la loteria.
Bonita reflexión amiga.

G dijo...

Puede ser. ... solo puede ser que en el confin de tu mirada se diseñen los bocetos inacabados de mi sueño, y tambien podría ser que el cualquier esquina de este otoño acelerado yo teja sonrisas al viento, ese inacansable viajero del atardecer
Puede ser

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...