RSS Feed

5/2/13

No corras, deja de ser corazón de ratón



Fortalece tu voluntad y tu corazón, desecha las máscaras que llevas por dentro

Se acercan los días de carnaval y todo el mundo ya está pendiente de los disfraces de los hijos para el colegio o de como se vestirá para ir a compartir con amigos en alguna fiesta carnestolenda…eso no tiene nada de malo en realidad, todos hemos disfrutado en variadas ocasiones del compartir con amigos de momentos de risas y sano humor mientras nos convertíamos en brujas, payasos, superhéroes y demás personaje favorito, pero yo me refiero a otro tipo de disfraz, a otro tipo de máscaras, sobre todo a esas  que llevamos a veces y que son los enemigos del amor y la felicidad. El enfado, la tristeza, los celos son miedos cubiertos con una máscara que no nos deja ser como somos, actuamos a veces por impulsos, mentimos por necesidad, y nos vemos obligados a ser como las personas quieren que seamos todo por complacer a los demás y remediar las cosas, pero no remediamos nada, solo seguimos viviendo con nuestros miedos.

Cuenta una antigua fábula que había un ratón que estaba siempre angustiado, porque tenía miedo del gato. Un hechicero que escuchó sus lamentos se compadeció de él y para que dejase de tener esos miedos le convirtió en eso… en gato. Así, siendo uno de ellos, no se asustaría más.

Pero entonces empezó a sentir miedo del perro. Un miedo atroz e incomprensible que se despertaba cada vez que lo sentía. De modo que el mago, conmovido de nuevo por tanto temor, decidió convertirle en perro. “Tal vez así ya no vuelva a temer nada”, pensó confiado.

Sin embargo, pronto empezó a sentir miedo de la pantera. De manera que el mago, nuevamente conmovido, le convirtió precisamente en eso… en pantera.

Fue entonces cuando comenzó a temer al cazador. El mismo miedo, igual de atroz e incomprensible, que se aparecía cada vez que lo nombraba.

Llegado a este punto, el mago se dio por vencido y volvió a convertirlo en ratón, diciéndole: "Nada de lo que haga por ti va a servirte de ayuda porque a quien tiene el alma de ratón, sea lo que sea, siempre habrá algo que le dé miedo".

No es fácil lograr vencer nuestros miedos pero para eso hay que fortalecer la voluntad y el corazón, reconocer los miedos y enfrentarlos con valentía y así, poco a poco irán desapareciendo como desaparecen  las tinieblas al salir el sol. A veces cuando las cosas suceden y no tienen remedio…para que preocuparse? Que se gana rumiando una y otra vez el fracaso, la desgracia o el dolor…? y si las cosas no han sucedido aún, porque comenzar a angustiarse por lo que solo existe en la imaginación?

No hay que tener miedo, hay que vivir plenamente cada momento….el hoy es lo único que importa, el ayer ya nos dejo la enseñanza y el mañana dirá si utilizamos bien lo aprendido... Solo el hoy es el momento de enfrentarse a la vida, de invertir bien el tiempo, desafiando obstáculos, de poner los pies en la tierra comprendiendo la realidad porque solo hoy es el tiempo de ser feliz y dejar una huella en el corazón de los demás.

Juan XXIII tenía un decálogo de la serenidad para cada momento

Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de m i vida todo de una vez.

•Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mi mismo.

•Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en este también.

•Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten todas a mis deseos.

•Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura; recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

•Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

•Sólo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer; y si me sintiera ofendido en mis sentimientos procuraré que nadie se entere.

•Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

•Sólo por hoy creeré firmemente aunque las circunstancias demuestren lo contrario- que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie existiera en el mundo.

•Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.

Los miedos, son problemas que no duran para siempre, Charles Chaplin decía: “Visto de cerca, todo es tragedia...visto de lejos todo es comedia”, por eso, cuantas veces al pasar el tiempo, nos reímos recordando aquello que fue en su momento “un gravísimo problema”.

Las personas cuando tenemos miedo buscamos amigos o alguien que nos ayude , pero muy pocas veces buscamos en nuestro interior ese amigo que vive dentro de nosotros. Actualmente, nos aturdimos con música, con el bullicio del tráfico, de la gente, porque sentimos miedo de encontrarnos en el silencio y descubrir nuestra voz interior que nos dice: “No corras, que a donde tienes que llegar es a ti mismo.”

Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios y decide ahora mismo  ser su amigo y ser feliz.

5 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Francisco Espada dijo...

Del carnaval me gustan y divierten la mayoría de las coplas, pero no entiendo el disfraz como divertimento. Si no estás conforme de cómo eres, cambia, procura cambiar, pero en el día a día.

Un abrazo

guillermo elt dijo...

El miedo, dicen, es gratuito, y en cierta forma es así.

Tenemos que valorarnos más de lo que lo hacemos... pero muchas veces no nos valoramos, sino que nos hacemos culpables de situaciones por las que no debemos sentirnos así. Otras veces, día tras día nos preocupamos por situaciones que tal vez, nunca ocurran en nuestra vida.

A la vida, hay que agarrarla por las orejas y mirarla cara a cara y decirle: "qué pasa contigo, tía???"... jeje... o algo así.

Ya no se trata de querernos más, como se suele decir, sino de "aceptarnos" como somos y saber que en este mundo siempre habrán personas que nos quieran por lo que somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.

Besicos muchossss... muaaaaa

Pakiba dijo...

Me ha encantado tu entrada,buena reflexión.


Un abrazo.

Ŧirєηzє dijo...

bonito y necesario texto....
muy oportuno para estos dias....

Un abrazo...¡¡¡

Déjame que te cuente
www.dejamequetecuente.net

guillermo elt dijo...

A veces vale más ser corazón de ratón, que cerebro de león.... que digo sho... jeje

muaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...