RSS Feed

23/5/13

Mujer florero



Tantos años juntos compartiendo los buenos días en días buenos y malos, no tan malos, ni tan buenos... tantas aventuras y desventuras de esas que trae la vida, pero jamás se abrieron sus labios para decirle lo bien que se veía, si su cabello brillaba como una cascada cuando por los hombros le caía o si su sonrisa pintada la hacían lucir mas joven y bonita…Ella solo era necesaria, eso si, y él contaba con ella para hablarle  de sus proyectos, de sus logros, para sentir que lo apoyaba cada vez que comenzaba algo nuevo, para felicitarlo, para darle ánimos cuando le fallaban las fuerzas, porque él se alimentaba de sus acciones y ella solo esperaba que por un momento le hablara de sus emociones…pero nunca le dijo nada.

Un día quiso que todo eso cambiara… puso su cabello liso y vistió su piel con ropas ajustadas a ese cuerpo de curvas desarrolladas durante largas horas de ejercicios por la mañana, después de preparar el desayuno, planchar la ropa, hacer las camas…! y pensar que nadie se daba cuenta de lo que ella hacía en la casa..! Salió a buscar lo que le faltaba para su cena especial y  sintió como  todos volteaban a mirarla, todos querían estar con ella pero ella solo quería que él la mirara de una manera diferente, no tanto por su cuerpo, sino por todo lo que ella lo amó durante todos esos años…cuantos? Once, doce, …mas?. Esa noche todo tenía que ser especial, la comida, la mesa, la ropa ajustada y sensual..

El llegó como siempre y no dijo nada..se sentó en la mesa con el periódico mientras esperaba que ella le llevara su bebida y su habano antes de la cena. En la casa ni un murmullo se escuchaba, ni los pasos suaves en la cocina, ni el sonido de las copas al llenarse de licor, ni la puerta de la alacena donde guardaba, en una cajita de madera bien cerrada. los habanos…nada..Busco a su mujer sin encontrarla, por los cuartos, por la estancia, por la sala, mientras el reloj al fondo de la casa comenzaba a mezclar y confundir sus latidos con el casi imperceptible sonido del tic tac..

De pronto vio algo colocado de espaldas sobre la puerta de entrada que no estaba cuando el llegó.. Era un cuadro que llevaba una nota pegada: 

“ No me vestía de azul para opacar el cielo ni me miraba al espejo para estar segura de estar bella quería ofrecerte lo mejor de mi a cambio de que me regalaras solo un beso….un te quiero, y para ti, simplemente fui un adorno…un florero..lo siento pero me fui”

1 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

guillermo elt dijo...

Lo triste de todo es, que hay mujeres que eligen ser así.

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...