RSS Feed

1/10/13

En el camino...


Llega siempre un momento en la vida de las personas que debemos poner algo de seriedad a esas etapas que van pasando y que uno no se atreve a dejar marchar…ojalá y estuviéramos preparados para afrontarlas con madurez y saber que todo es perecedero, que las cosas se transforman, que los afectos aunque nunca mueren del todo se convierten, algunas veces de una amistad surge el amor y en otras del amor que se pensaba existía llega una amistad que deberíamos guardar, pero que lamentablemente no siempre suele ocurrir así…

Somos treméndamente maravillosos los seres humanos con nuestras contradicciones, somos como peones de ajedrez, una vez en blanco y otra en negro,, pero entre peones, existe una gran diferencia: el peón blanco, "siempre" será blanco, "nunca" negro. La oscuridad nos hace ver todo negro, todo mentira, negativo. Y lo vivido? y esa realidad de sentir lo vivido, tanto por tristeza, como por alegría?... Y el bien que esos buenos y bonitos sentimientos han provocado en mi vida?”

La vida es tan corta, Garabato…Me alegra saber que tienes  a Carmen, ella en poco tiempo ha venido a significar lo que yo te dije desde el principio, que las personas no hemos nacido para estar solas..mucho menos después de habernos esforzado tanto en vivir y formar una familia… por eso, estoy feliz de que tengas con quien compartir tus sueños, tu andar diario, poder contarle tus inquietudes y saber que de seguro ella logrará calmarlas, eso es lo que hace la vida inmensa..grande….real, con sus tristezas y vacíos pero con esa necesidad de amar y sentirse amado..

Hoy en esta mañana, la cual empecé desde muy temprano para mis caminatas diarias, siento que cada vez me aclaro mas…No es bueno vivir atrapada en una mentira, aunque esa mentira te regale lindos y buenos momentos..no hay nada como aceptar de una vez por todas cual es el camino que desean seguir tus pasos…puedes torcer la senda momentáneamente, equivocar el rumbo ….pero sabes que tarde o temprano volverás al lugar donde eres libre… al que perteneces al igual que las pompas de jabón...ese lugar donde se quiere infinitamente…

14 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

emejota dijo...

Cada uno vive como puede y con la mejor intención aunque a veces no sea consciente de ello, al final todo parece tratar de saber despedirse con dignidad de la vida. Besos.

LAO Paunero dijo...

pero una mentirita de vez en cuanto a nadie le hace mal algo de fantasía, lo importante es tomar la vida con humor.....es cierto que se sufre, esa es la gran paradoja, pero resulta bueno andar este camino.... Muchos saludos y un gusto haberte leido!!!!

guillermo elt dijo...

Ay, Mirellica, tan corta o tan larga, tan triste o tan alegre, tan terrible o tan maravillosa como nosotros queramos hacerla. La vida, somos nosotros mismos, la hacemos nosotros. No culpemos a quien no tiene culpa de nuestra forma de ser, de pensar, de actuar...

Amistad? , Amor?, Cariño?, Afecto?... Y qué más da, si uno siente en su corazón aquello que le hace bien a su vida. Qué importa darle la razón a la mente, si sabemos que nos estamos engañando, porque el corazón te va a demostrar lo contrario.

No está la madurez en engañarse uno mismo, tener miedo a ciertos sentimientos, machacarse el alma y la vida porque tus sentimientos se encaminan hacia algo imposible. No, no es ese el camino, creo yo, y puedo estar equivocado -siempre puedo estar equivocado, pero o me lo demuestran los hechos u otra persona, pero con fundamento... jeje... como dice Arguiñano- pues, eso, como decía, hay otro camino para la madurez. Creo que saber afrontar esos sentimientos que hacen bien a nuestras vidas, es lo correcto, sabiendo que nunca podremos ir a París, pero que París nos hace bien a nuestras vidas, nos ensueña y nos da la felicidad... No es maduro vivir ensoñiscado y entristecerse porque nunca podremos ir a visitar la noche parisina o tomarnos un café en el barrio bohemio o pasear por el Sena... "París" puede hacer feliz el alma, la vida... o lo que es lo mismo, saber que alguien nos quiere de una forma franca, sincera, de corazón, es, por lo menos para mí, tan bonito!... Pero tb pienso que no todo el mundo tiene mi misma forma de ver las cosas...

Sentir latir el corazón, no es vivir una mentira.
Sentir que hay quienes nos quieren, no es una mentira.
Sentir, sentir, sentir, no es una mentira.
Saber querer a cada quien en su lugar, no es una mentira.
Construir castillos en el aire, no es una mentira, pero no es bueno vivir mucho tiempo en él.
Vivir a 3 metros sobre el cielo, no es mentira, pero hay que bajar de vez en cuando a la Tierra.
Vivir de ilusiones, no es mentira, pero no es bueno.

Yo siempre vivo entre 3 cms y 10 mts del suelo, pero sé perfectamente dónde está el suelo y siempre, Siempre he sido consciente de la dureza del asfalto y su color oscuro. Nunca he querido dejar de querer a mis Amigos... Ya sabes que... "quien entra en mi corazón, es muy difícl que salga de él"... jejejejejeje... Seeeeeeeeee... claro que puede salir, pero él/ella. En mí, siempre habrá dejado una huella... y un dolor, para siempre... jajajajajajajaja... seeeeeeee, que sí, que nadie me conoce mejor que yooooo... Siempre hay perros verdes que desentonamos con el gris de la vida.

Besicos, niña. tq.
muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

casss dijo...

La certeza de saber a donde se va y con qué fuerzas se cuenta, en un gran plus, en este andar que es la vida, la mayor parte de las veces, desordenada y dando tumbos. Tu texto, trasmite honestidad y claridad en la parte del viaje que hoy transitas.

bienvenida a los jueves, y a disfrutar de este camino también.

besos

Charo dijo...

Estoy completamente de acuerdo con la parte final de tu relato que parece una carta dirigida a alguien, cada uno debe elegir su camino aunque a veces eso signifique hacerlo en soledad.
Encantada de leerte

Tracy dijo...

Pues sí, las personas somos animales sociales por naturaleza, así es que nada mejor que buscar compañeros de viaje que nos lo hagan más ameno.

Natàlia Tàrraco dijo...

Mirella, es la primera vez que te leo juevera ¿me equivoco? Si es así, bienvenida a este grupo de lectores, escribidores, amigos, amigas.
A lo largo de ese camino transcurre la vida con sus contradicciones, tender puentes, tender la mano, continuar, dudar, llegar sin prisas, conviene el viaje y lo que nos ofrece.
Sensibilidad en tus letras, intensa comunicación.
!Salve! y besitos, hasta otra, te espero y te sigo.

Cristina Piñar dijo...

Nos presentan un texto que nos deja mucho sobre lo que reflexionar. Así es la vida, con sus buenos y malos momentos. Es cierto que a veces cuesta cerrar una etapa para pasar a otra. Pero así es el camino y, poco a poco, debemos andarlo aceptando lo que nos depara. Un beso.

Valaf dijo...

Y seremos lúcidos, tal vez libres.

Me ha encantado tu relato

Un beso

G a b y* dijo...

Una reflexivo escrito, que define, ese camino que todos vamos recorriendo con nuestras penas y alegrías, errores y aciertos, y donde la libertad no debe perderse, aún cuando sea para equivocarnos, todo sirve y nos hace, cada día, un poquito más uno mismo.
Gusto conocerte! Besos!
Gaby*

Maria Jose Moreno dijo...

Es bueno trazar un camino a traves del que nos vamos a mover, asi no nos perdemos y ademas nos sirve como bien dices para aclararnos. Me gustó leerte. Un saludo

Sindel dijo...

Hola, que gusto leerte. Tu texto es hermoso y el final me encantó, no sirven los caminos que ofrecen rosas pero en realidad son espinas, es mejor desviar los pasos y retomar los pasos en otros senderos más reales.
Un abrazo.

Lucia M.Escribano dijo...

La compañía caminando se agradece y nos hace bien, pero si los momentos se convierten en prisiones, debemos romper los barrotes para volar otros caminos más llenos de verdades...Aunque solos estemos por momentos.
Besos.

Mar dijo...

A lo largo de la vida, trazamos caminos; unos nos llevan a un destino predeterminado y otros, el azar, hace que el resultado no sea el esperado. Pero aún así, hay que seguir caminando, rectificando.

saludos!

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...