RSS Feed

4/8/14

Días dorados

Imagen Océano de Agua
Caballitos de mar enrollados en la cola sobre delgadas ramas de uvas de playa…gusanos en el bolso o trozos de pescado que sirvieran de carnada…chapaletas y máscaras para mirar esos tesoros escondidos detrás de las algas o arrecifes de coral, trenzas largas y mejillas coloradas o mojadas, porque nunca me separaba del mar aunque el sol se ocultara por la lluvia…

Veranos eternos sobre la línea meridional…aguas azules repletas de historias de corsarios y traficantes de esclavos que salaron con sus lágrimas, aún mas, las aguas cristalinas de este lugar…Tiempos de alegría en la mirada que enmarcaban, con una enorme sonrisa, el cálido manto verdiazulado, inamovible y mágico donde mis aventuras comenzaban al zambullirme en el mar…

Mi mejor diversión era sentarme en el muelle con mi rustica caña de pescar… una vara, nylon y un anzuelo, que siempre, y mucho mas ahora, recuerdo era muy especial; adornado con plumas o motivos que se vieran atractivos para poder lograr atrapar algo que al menos se moviera (ilusiones de mi papá)…...aún no se me acababan los dedos para contar mis años pero disfrutaba mis vacaciones sentada con personas de mas edad que en busca de soledad se agrupaban sobre aquel elevado recinto de tablas mohosas…

No recuerdo haber sacado nunca algo mas que un espinoso pez sapo que devolví al mar, pero siempre logré llevarme a casa muchas anécdotas que contar, historias relatadas por mis compañeros de aventuras que yo escuchaba maravillada… viajes en veleros, cruceros y travesías por lugares, que a mi corta edad ni siquiera imaginaba…cuentos que desarrollaron mucho mas mi capacidad para soñar e imaginarme en lugares donde no he recorrido, pero que puedo sentir, oler, e incluso palpar solo por el deseo de que se hagan realidad…

El mar tiene muchas historias de pescadores...y esta es otra mas....

1 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

guillermo elt dijo...

Es la propia Vida en sus pequeñas vidas la que tiene mucho que contar.

Yo de pequeño, junto con otros críos, nos sentábamos en la puerta de la casa de un cazador, en el suelo, y él, ya viejo con su viejo perro pointer, nos relataba sus historias de cacería

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...