RSS Feed

7/9/14

Mirando la crisis...


No es lo mismo leer un poema sobre el perfume de una flor, que sentir por nosotros mismos su aroma…..por eso,  transformar una crisis en oportunidad de cambio es una tarea diaria de cada uno. 

En estos momentos todas las personas en cualquier latitud conocen muy bien el significado de la palabra crisis. Los tiempos de cambio nos llevan a vivir situaciones en que las viejas estructuras comienzan a deshacerse, pero en vez de pensar que la crisis solo trae momentos difíciles debemos pensar que quizá la crisis sea el punto de inflexión que antecede a lo nuevo…por eso, hay que ver no solo lo negativo sino lo positivo que hay en una crisis y también saber reconocer que no todo lo que se ve proviene de parte de las malas actuaciones de los gobiernos, sino de la propia gente que se aprovecha, en el mal sentido de la palabra, de las crisis.

Cuando la crisis aparece, en lugar de dejarnos ganar por el pánico, debemos elegir la posibilidad de hacernos cargos y cambiar nuestra forma de vida..todas las personas tenemos la capacidad de hacer algo, solo que a veces el facilismo nos lleva a no desarrollarlo...el “comodismo”, el aceptar que todo llegue de una manera fácil solo nos vuelve consumistas acérrimos, y cuando llega el momento de crisis , muchas personas no saben como reaccionar…Todo el mundo está enterado por los medios noticiosos de cualquier clase de la situación en que vive Venezuela y la imagen que sale al exterior es de que estamos en la mas brutal pobreza en donde no tenemos ni para conseguir papel de baño..que hay que hacer largas colas para comprar comida y que muchos artículos de primera necesidad no se consiguen…

Pero el problema es que el venezolano, lo ha tenido todo muy fácil y si le quitan un artículo de consumo es como si ya no tuvieran nada que comer. Yo siempre digo, si no se consigue harina para arepas, compren yuca, que con eso se puede desayunar igual, si no se consigue carne, que compren mas verduras, mas vegetales, si las bebidas gaseosas que se han enriquecido a costa de la salud de mucha gente se ponen por las nubes…¡¡Déjenlas ahí..hay frutas, muchas frutas en este país!! Si la ropa está cara, aprendan a coser o busquen alguna persona que sepa hacerlo y con eso generan trabajo y no llenan los bolsillos de los comercios que generan crisis….

Muchas personas dicen  que aquí no hay trabajo y yo no dejo de trabajar ni los domingos..Trabajo si hay…lo que no hay es esa clase de trabajo donde solo trabajas 3 horas y te enriqueces para descansar meses…hay trabajo pero las personas prefieren hacer una cola de mas de 24 horas para comprar los artículos de primera necesidad y venderlos en la calle a 5 veces mas de su valor...o peor aún, se quedan durmiendo toda una noche para luego vender el lugar a otras personas que duermen tranquilas y llegan a la mañana siguiente a comprar…es la viveza del venezolano, ganar mucho sin hacer nada…

La crisis no es mala, a lo largo de toda la historia ha generado cambios…lo malo es el uso que hacemos de ella… lo mejor de las crisis es la solidaridad que se presenta, porque las personas empiezan a compartir mas lo que tienen, como con mis hermanas, que si una consigue alguna cosa lo hace para todas… En resumen, podemos prosperar en nuestra economía siendo creativos para ofrecer servicios desde las capacidades que cada uno tiene, podemos realizar alguna actividad que nos guste, que sume al bienestar y disfrute, iniciar un proyecto que nos inspire o entusiasme, y que incluso hayamos postergado…Sólo se trata de voluntad y de elegir ver las cosas más simples.

1 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Abuela Ciber dijo...

Muy interesante lo que compartes.
De acuerdo con que la sociedad de consumo debe ser domada por los serespensantes
Pero el conformismo no creo sea positivo, si no hay carne pues que selaproduzca.
El ser humano necesita alimentos basicos
Recibe mi cariño con el deseo que junto a seres queridos pases una buenisima semana

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...