RSS Feed

16/9/15

Este jueves....RETRATOS

Retrato de Irene Cahen de Renoir, 1880

Es de noche, sopla el viento y la lluvia cae con la estrepitosa fuerza de mil pesares…en el interior de la casa nada se movía mientras el artista trataba de hilar los cabellos rojizos de una niña, mientras su hermana, movida por los celos, estaba a punto de darle la crucial noticia

Y se quedó impávida, con los ojos reflejando las salientes lágrimas que luchaban por no caer desde el abismo cobrizo de sus pestañas…imperturbable mientras escuchaba como su malévola hermana le contaba a carcajadas aquello que no quería escuchar...

- Santa no existe!...- Y después de esa confesión prosiguieron las irónicas risas...

En sus ojos aún estaba marcada la silueta gorda, barbuda y bonachona de ese personaje que el diciembre pasado le había traído de regalo aquella muñeca de mejillas rosadas y que tenía un vestido azul igual al que esa tarde llevaba…un vestido de tul que medio siglo más tarde quedaría inmortalizado en una de las mejores canciones infantiles de todos los tiempos…

Aunque su cuerpo permanecía inconmovible mientras el pintor trataba de plasmar su figura, su mente giraba tratando de encontrar asidero lógico ante esta vil confesión y rezaba porque todo fuera mentira….

- Si, créelo Irene…los regalos son colocados por papá ¡¡¡¡

Aquella verdad le cayó como agua congelada que tensaba aún mas los músculos de su cara…ahora le resultaba más difícil imaginar a Santa estacionando el trineo con los rumiantes venados en las afueras de su casa y tratando de meter su obeso cuerpo dentro de la angosta chimenea…y fue así, que esa noche lo supo todo..Irene se levantó muy despacio de la silla donde se encontraba con su vestido azul celeste, sus cabellos largos y su lánguida mirada…cerró con mucho cuidado la puerta y se retiro a su cuarto donde se quedó dormida abrazada a su muñeca y canturreando una suave canción que hablaba de su vestido azul..….

Esa noche, se despertó un desaforado deseo por conocerlo todo…todas las verdades… y aunque su hermana quiso acabar con su inocencia, desde esa noche, Irene empezó a escribir...

Dedicado a Montserrat del Amo, por su dedicación y amor por los niños. QPD

Mas relatos sobre Retratos, donde Juan Carlos... y su blog Y que te cuento?

17 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

casss dijo...

Disfruto mucho viendo la pintura de Renoir. Hoy la disfruto acompañada de tu relato.
Las verdades....todas juntas. Si van a doler, vamos! de un trago, que la maldad asecha y nos roba la inocencia, esa, que a veces queda para siempre en una fotografía o un retrato.

besos y buen jueves!!

Sindel Avefénix dijo...

Me encanta este cuadro! Y la historia que nos has contado para darle sentido es maravillosa, parece que estuviera viviendo la escena que nos propones. Me gustó mucho leerte. Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

La mirada podría expresar esas emociones de desencanto.
Bien narrado.
Saludos.

Carmen Andújar dijo...

Una excelente pintura. Tú relato me ha hecho meterme dentro de esa niña, y el pesar que sentía al descubrirlle que su querida santa no existía; ainque por suerte iene un final feliz.
Un abrazo

Yessy kan dijo...

.Esta obra es una maravilla.
Pero que locura! La chiquilla celosa se la disparo sin pensar dos veces. Al menos su desencanto la llevo a escribir. Muy buen relato.
Saludos

pikxi dijo...

Me encanta la historia. Que mala la hermana...
Un saludo

Charo dijo...

No conocía la obra pero desde luego la historia que nos has contado es magnífica y viendo la expresión de la niña en el retrato se diría que es exactamente lo que ha ocurrido. Me ha gustado muchísimo!
Un beso

Juan Carlos Celorio dijo...

Me ha gustado mucho, tanto la explicación de la explicación del rictus de Irene, como el del nacimiento de esa canción tan popular, todo en tan pocas palabras. Besos.

H... (Perla Gris) dijo...

Me gusta mucho cuando el relato encierra tantas cosas y en el tuyo nos cuentas mucho... esa noticia de que Santa no existe... pobre Irene... la inocencia de la infancia desquebrajada... y esa canción... me gusta como has hilado ambas cosas en una misma historia...
Besines...

Pepe dijo...

El retrato que has elegido es una maravilla y la historia que has tejido alrededor del mundo le hace justicia. Destacas en él la maldad de la hermana, la entereza de tu protagonista, la pérdida de la crédula inocencia y el nacimiento de una pasión, la de escribir, como vía de conocimiento. Me ha encantado.
Un abrazo.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

La perdida de la inocencia siempre va acompañada por las palabras de hermana o amigas, es cruel, creo que nunca olvidamos el momento en el que perdemos la chispa y es bueno no querer saberlo todo y que la vida nos sorprenda. Un relato bello.

Carmen Magia dijo...

Me ha gustado mucho la forma de explicar esa tristeza de la niña.

Muchos besos.

Tracy dijo...

Me parece un relato precioso que describe el primer desengaño que todos recibimos en la vida. Muy bueno.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Malvada esa hermana que busca pisotear la inocencia de esa tierna niña retratada. El candor infantil es algo que duele mucho cuando se pierde.
Un abrazo

* dijo...

Creo que la niña muestra la tristeza más allá de lo que sus ojos ven.
No conocía el cuadro y con tu historia tiene más significado.

Besos.

rosa_desastre dijo...

Bien podría haber sucedido así la historia, así la imagen melancólica de esa criatura, tendría mas matices ademas de las que le otorga el excepcional Renoir.
Un besazo

ibso dijo...

Fue un adulto quien inventó a Santa, un adulto con alma de niño. La verdad de la invención no debería matar la ilusión del engaño, sino acrecentada, por saber que la magia puede existir toda la vida en los corazones no dejan de soñar, en las mentes que no dejan de sorprenderse o las almas siempre se levantan, aunque sólo un palmo, por encima del suelo.
Un placer leerte.
Un abrazo y disculpa la tardanza en el comentario.

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...