RSS Feed

5/10/16

Sucedió en un hospital..

Esta semana regreso a los relatos de los jueves con un tema poco usual propuesto por Juan Carlos… se trata de hablar sobre la medicina o los doctores..

Que ganas tenía de hablar de mi amigo Luis...de él tengo muchas historias que contar desde que lo conocí cuando era estudiante de medicina y yo, aún no salía de bachillerato…de su forma de ser que, aún con todos los reconocimientos obtenidos continúa siendo ese chico tímido que conocí en una fiesta…pero  no es sobre eso que quiero escribir, sino sobre algo que me toco vivir como su paciente…

Quizás por ese afecto que nos une se podría pensar que sus cuidados fueron sumamente protectores, pero la realidad es que él es siempre así con todos sus pacientes, siempre animándolos, dándoles esperanzas....como sucedió con esa mujer de unos 30 años que presentaba un cuadro clínico de metástasis y por lo cual sus familiares se encontraban sumidos en el dolor ante su próxima partida..

Una noche vi como llegaron al piso de la Unidad de Cuidados Intensivos  unas mujeres predicando la palabra de Jesús y una de ellas, se acercó a la madre de la chica y le dijo.

¿Quieres rezar por ella?

La madre le quiso hacer notar que no había ya nada por hacer, ni rezos, ni medicinas, ni nada...

“Ya no llores mas, lo que ella tenía, ya no lo tiene…”. Lógicamente la madre no quiso ser descortés con alguien que solo quería darle ánimos y se puso a rezar con ella.

Al cabo de unos días note como Luis llamaba a otros médicos para consultarles algo...abrían expedientes…sacaban radiografías…hacían uno tras otro examen de sangre y al final de la tarde dieron la noticia…Todo se estaba revirtiendo, los conteos habían bajado y las manchas del pulmón apenas se notaban...no sabían como ni porque, pero su cuerpo se estaba sanando…

Poco después, la mujer paso de la sala de UCI a un cuarto normal..y hasta llegue a saber con el tiempo que había regresado con sus hijos…Nunca he olvidado la cara de la chica que rezó al lado de su cama y aunque no la volví a ver por el piso, la vi muchas veces en sueños diciéndome:


“ Recuerda siempre…los médicos son instrumentos por donde Dios realiza sus milagros…”

....y no lo dudo
______________________
Esta canción en realidad no habla de enfermedades en concreto, pero Gustavo Cerati quiso utilizar la imagen del cuidado médico para hablar del amor cuando compuso este tema. “Si algo está enfermo, está con vida”.

18 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Bien por volver.
Y con semejante relato, tan elocuentemente escrito. Describís a una persona muy especial, un médico destacado, humanitario.
Y tiene sentido esa conclusión.
Un abrazo juevero.

Francisco Espada dijo...

Sin duda que los milagros existen y que donde Dios pone su mano todo cambia de manera radical. Me ha parecido un precioso relato.

Un abrazo.

Leonor dijo...

Me ha gustado tu forma de contarlo y me alegro de que esa mujer sanara, ya sea por la medicina o por una fuerza que no entendemos y llamamos milagro.

Un beso

Juan L. Trujillo dijo...

Prefiero quedarme con los conocimientos, los saberes, la humanidad y la dedicación de tu amigo el doctor Luis.
Las oraciones, no vienen mal, para la tranquilidad de quien las hace, pero me temo que no solucionan nada.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

La fe mueve montañas, y donde los médicos no llegan, ¿Po qué no? Nunca se sabe.
Un abrazo

María Perlada dijo...

Los avances en la medicina llegan a hacer grandes milagros, así como sus especialistas.

Me encanta volver a leerte por aquí.

Un beso enorme.

Juan Carlos Celorio dijo...

Sea o no sea la causa, un rezo nunca hace daño.
Bonita historia y, efectivamente, imagino lo que sería volver a ver a la chica que rezó, seguro que con otros ojos.
Besos.

Sindel Avefénix dijo...

Es un relato muy optimista, la fe hace milagros, de eso no tengo dudas. Por suerte esta vez ha tenido un final feliz.
Muy buena la canción que elegiste para coronar la historia.
Un beso.

Tracy dijo...

Mejor no tener que necesitar a los médicos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Bienvenida a los jueves, tu relato es precioso, me quedo con la frase "los medicos son los instrumentos por los que Dios hace sus milagros" una bella historia llena de fe, besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Bienvenida a los jueves, tu relato es precioso, me quedo con la frase "los medicos son los instrumentos por los que Dios hace sus milagros" una bella historia llena de fe, besos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Qué bueno sería contar siempre que se lo necesite con esta fuente de recursos extraordinarios.un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Qué bueno sería contar siempre que se lo necesite con esta fuente de recursos extraordinarios.un abrazo

Yessy kan dijo...

Que lindo relato, con un final feliz. La buena vibra del doctor a paciente y el anuncio de esa mujer hicieron su trabajo completo.
Beso

Mag dijo...

El dibujo que has elegido, la imagen, es lo que es. Dioses pero humanos...

Yo siempre he pensado que no hay mejor medicina que querer vivir... aunque no sepas cuánto...

Un besazo enorme.

Charo dijo...

Es una historia muy bonita!Creo más en la medicina que en el poder de la oración pero no cabe duda de que para los creyentes es una gran ayuda.
Un beso

Pepe dijo...

La creencia en Dios hace tiempo que me abandonó para siempre. Pero puedo llegar a entender la fortaleza que a quien cree la oración le puede proporcionar. Creo no obstante que la dedicación de los médicos, su sapiencia, su dedicación tiene mucho más que ver con la recuperación de cualquier paciente.
Un abrazo.

Alma Baires dijo...

No me considero una creyente, por tantos y tantos motivos... sí creo en la fuerza del amor... pero también sé de limitaciones y humanidades...
Tu relato igual emociona, y mucho.

Un besote.

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...