RSS Feed

10/12/13

No se aceptan devoluciones

No se aceptan devoluciones bb
De niños no podemos apreciar ni mucho menos entender el esfuerzo que hacen los padres por educarnos y prepararnos para la vida y solo cuando crecemos y nos convertimos en padre podemos entender…de eso se trata la pelicula “No se aceptan devoluciones”, de enseñarnos el valor de ser padres.

Valentín (Eugenio Derbez) es un playboy acapulqueño que solo piensa en dárselas del gran mujeriego. Para él, la mentira forma parte del día a día. A todas las chicas siempre les sale con el mismo cuento, cada vez que alguna le pregunta por qué la ama, él responde: Porque eres distinta. Asimismo les enfatiza que son su primer y último amor. Siendo niño su padre le dijo que debía vencer el miedo, quizá pudo vencer varios pero no el que actualmente muchas personas en sus relaciones de pareja no pueden vencer: el compromiso. Estar con otra persona, amarla y respetarla, ser dos pero a la vez uno, esa apuesta responsable de ser pareja provoca un pánico especial en Valentín.

Una mañana alguien llega a su casa y cambia su mundo por completo…. de la noche a la mañana, se tiene que estrenar como padre y esa es toda una responsabilidad, la cual también implica un compromiso: velar por la vida de ese ser tan desamparado. …“No se aceptan devoluciones” logra el cometido de entretener y transmitir varios mensajes para reflexionar. Inicialmente se centra en el tema del miedo y como enfrentarse a él, luego lo importante de asumir compromisos en la vida, para finalmente abordar lo complejo de las relaciones de pareja y los hijos de padres separados.


Una película con muchos mensajes y un final inesperado que nos prepara para vivir la vida sin miedos por un lado y a enfrentar la vida sin estar preparados…por mi parte, he disfrutado mucho de esta pelicula junto a mi hija y mi nieta

No_se_Aceptan_Devoluciones por Solo_estrenos

0 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...