RSS Feed

5/5/18

Relato de los jueves: Una vida en secreto.


Este jueves (viernes para mi), no pude elegir entre una de estas dos fotografías,pues me resultaban un complemento de la otra. No se si estaba permitido y me disculpo por ello.  Mas historias en fotografías en el blog de Mónica , Neogeminis


Adrianna, acompañaba a su abuela en sus caminatas frente al mar,  momentos que la niña disfrutaba de sus cuentos y del vuelo de gaviotas. Pero esa tarde, ella descubrió sendas lágrimas correr por sus mejillas y preocupada, tomó su mano para que sintiera su compañía. La abuela, en un momento de tristeza y amargura, afectada por los  recuerdos, en su forma lenta y pausada, comenzó a hablar,  necesitaba hacerlo, pero… ¿Por qué esta tarde? ¿Porque desde la mañana sentía este continuo sobresalto?

Eran otros tiempos le dijo a su nieta, que a tan corta edad quizás no entendería lo que estaba a punto de escuchar. Un secreto que le había generado sentimientos de culpa y que calló a través de los años por la promesa hecha a sus padres… Todo comenzó la tarde que un viajero llego con su enorme sonrisa y esa forma de hablar que la hacía recorrer el mundo a través de sus historias, cuando en realidad, lo más lejos que había llegado era a la ermita en la entrada del pueblo y donde acudían a verse a escondidas.

¿Así conociste al abuelo?, preguntó la niña que hasta ese momento escuchaba callada. La abuela guardó silencio por unos instantes, pero decidida a contar todo se armó de valor y continuó…Aquel visitante un día partió no sin antes prometer volver pronto, pero pasaron los días, los suficientes para que se fuera notando el resultado de aquel amorío. No hubieron llamadas, ni cartas...tan solo el silencio, y sus padres preocupados arreglaron su matrimonio con un joven que siempre la había pretendido y que la amó hasta su muerte… igual que al hijo que llevaba.

Adrianna, sin soltar la mano de su abuela la animó a emprender el lento viaje de regreso a casa, un recorrido que a cada paso, la liberaba de toda una vida de esperanzas y silencio. Esa noche, la abuela se acostó aliviada de haber podido contar su secreto, pero lejos estaba de saber que al quedarse dormida, el viajero regresaría a cumplir la promesa y acompañarla a emprender juntos el último viaje…ese que el llevaba recorriendo desde el mismo día que partió del pueblo...