RSS Feed

10/11/16

Una niña traviesa...(Relato juevero)

Mi niñez fue un bocadillo de jamón cocido con membrillo…y es que tuvo sus momentos de lágrimas saladas pero endulzadas por el amor que recibí, y aunque de mi niñez tengo pocos recuerdos, debo decir que la mayoría de ellos son buenos, porque fui lo que se llama una niña muy traviesa...algunos de estos recuerdos los he guardado en mi memoria gracias a mi abuela, porque para eso entre otras cosas, sirven las abuelas, …ellas son las que nos cuentan y hacen que recordemos algunos hechos relevantes de la infancia que a veces olvidamos...

…como el de empezar mi vida en una casa grande, cuidada por niñeras que no podían con mi inquieto temperamento ávido por descubrir los rincones mágicos de un jardín repleto de arboles de granadas y naranjales, y en donde junto a los hermanos que llegaron después, disfrutamos metidos en las tinas de lavar ropa convertidos en barcos piratas o de fiestas de disfraces donde afloraron mis primeros instintos brujescos..

 … mi niñez fue un constante paseo por varios pueblos en una camioneta donde cabíamos, no se como los 6 hermanos, y donde era inevitable no generar mil y una aventuras…como en esa casa en medio de la selva en donde asustaba a los mas pequeños con historias del vampiro que dormía en la azotea…o aquella versión de la bruja que habitaba la cabaña en las cordilleras andinas y que con un dedo, endulzaba el chocolate caliente con que nos recibían....pero el mayor recuerdo de todos, es el lugar que formó escenario de la mayor parte de mi niñez y que espero algún día volver…ese pueblito costero en donde aprendí que las bicicletas sin frenos son solo para quien le llegan los pies al suelo…recuerdo difícil de borrar porque aún lo llevo como un pequeño tatuaje en mi costado izquierdo...

Fue una época en donde todo lo hicimos juntos, hasta nos enfermamos de sarampión o de paperas juntos, pero, lo mejor de mi niñez vino de manos de mi padre quien desde que tengo recuerdos me aficionó a la lectura fantástica… vicio que gracias a Dios, aún conservo….

Mas historias jueveras llenas de travesuras y recuerdos, en el Lugar de Encuentro 

...ahora soy yo la que les guarda sus recuerdos a ellas...ahora son ellas las que son terror de esta abuela.,.





11 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Juan L. Trujillo dijo...

Después de leer varias entradas sobre el tema juevero, termino por sacar una conclusión.
Niñez= Felicidad.
Besos.

María Perlada dijo...

Parece por lo que cuentas que eras una niña muy traviesa, todo lo contrario a mí, que yo siempre he sido muy buena niña.

Me encantó tu relato y las imágenes, un placer leer retazos de tu niñez.

Un besazo.

Juan Carlos Celorio dijo...

Una niñez llena de aventuras, de incentivos que parece perfectamente coherente con la persona que se adivina detrás de este blog.
Un beso, otro para tus preciosas nietas.

Tracy dijo...

Has tenido la mejor infancia que se puede tener :estar rodeada de hermanos.
n beso.

Campirela_ dijo...

Precioso lo que nos cuentas ,las vivencias con tus hermanos y esos viajes en esa camioneta estoy segura que serian geniales .
Muy lindos las imágenes que has compartido de tus nietos gracias por ello .Te deseo un buen fin de semana un abrazo fuerte .

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Precioso tu relato y las fotos que lo acompañan y te aseguro por experiencia que la infancia siendo movidita y traviesa es mucho mas divertida. Besos.

Carmen Andújar dijo...

Bonitas las fotos que pusiste que te traen tan bellos recuerdos, junto con tus hermanos.
Un abrazo

Pablo Paf dijo...

Hola; sucesivos recuerdos, como los que leo en los otros blogs, lo que nos definen. Ese inicio, ese bocadillo, es el inicio de la niñez, una etapa que llega como con las bicicletas sin freno. Un abrazo. Pablo.

Maria Jose Moreno dijo...

Creo que aunque recordamos la niñez como algo feliz, siempre hay un toque agridulce que no empaña en absoluto los que de ella nos han contado las abuelas.Gracias por participar. Un beso

Yessy kan dijo...

Que tierno y dulce relato, Mirella. Me ha encantado leer sobre tu niñez. No hay mejor añoranzas, que las abuelas preservan para cuando llegamos a ser adultos. Bellas imagenes.
Habria jurado que te habia comentado, no se adonde se fue el anterior. Siento el retraso.
Beso

Abuela Ciber dijo...

Nos regalas calidez en tu rela relato
Mi niñez fue muy grata
Solo,tuve un hermano al que he querido siempre
Cariños

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...