RSS Feed

26/12/16

FELIZ AÑO 2017


Faltando apenas 6 horas para terminar el año, ella se encontraba recostada en la casi oscuridad de la piscina, enredada en su abrupto devenir de condiciones climaticotidianas, hasta que una sombra sobre su cabeza le hizo abrir los ojos…

-        Eres igual a un ángel…

Su risa mágica y contagiosa, se propagó por la estancia mientras se levantaba…

-        Yo no puedo ser un ángel...yo siento, padezco y transcurro… prefiero el vicio, la imperfección y el sexo….sentirme una mujer con sus extremidades volando por los aires y no con un par de alas..

Como extrañaba su risa y esa manera de hablar tan desprolija con la que a veces se expresaba, aunque a decir verdad, le bastaba con salir a la intemperie para que el viento lenguaraz le trajera el sonido de su voz…

Él que casi siempre se mostraba locuaz, solo quería escucharla, llenarse de sus palabras

-        No tienes nada que decirme, Gatsby?

-        Acabo de darme cuenta que en vez de endulzarte los oídos, prefiero derribar las murallas de tu boca en este sitio donde la noche se quita la ropa y se queda en sueños, beber esa copa de vino desde tu boca  y hacer crepitar las estrellas al estar juntos…

-        Sabes, Gats?...La vida es bella, pero mucho más bella es cuando estoy contigo

-        Yo lo único que sé, es que eres esa clase de mujer que si alguien desea alguna vez saber lo que es sentirse vivo, debería  conocerte, y yo doy gracias por haberlo hecho.. Eres sensible, brillante, inteligente y muy seductora y yo solo un  tipo que en un descuido se le escapó un amanecer y vive revoloteando auroras…

Ella se acercó entre murmullos a su cara

-        No puedo asegurarte que mañana seguiré aquí, pero siempre sabrás que estoy contigo

Miles de explosiones iluminaron el cielo…las 0:01 minutos del 2017…

- Feliz año, hechicera que divaga nocturna, hacedora de sueños que meces con la mas embriagadora conversación mientras conjuras sonrisas...

-  Feliz año, Gats… la noche recién comienza…

21/12/16

Como en una película...(relato juevero)


La noche era el momento esperado para sacar unas cervezas y disfrutar del sonido de aquel aparato que le mostraba aquella mujer, una actriz en decadencia que, aunque sigue siendo buena actriz, al perder su belleza no quiere aceptarse como actriz madura….Al terminar la película, fuma dos o tres cigarrillos y retrocediendo la cinta se sienta en el ordenador a escribir lo que le salga acompañado de aquella voz que le perturba los recuerdos…y es que por estas fechas de Navidad, la memoria se desempolva al recordar como hace años fueron inseparables...

Él por mucho tiempo escribió sus guiones y aunque parecían ser uno,  el tiempo pasó como siempre haciendo de las suyas y cada cual siguió haciendo desatinos con su camino…él sabía bien que el tiempo al distraerse, sale corriendo: “ si me tengo que perder en una ecuación temporal, que sea en el mar de sus incógnitas” y se reía al decirlo…

Él era del tipo filibustero, una especie de corsario con mal semblante al que se le atragantan las banderas,  pero nunca fue  como un luchador de sumo preparado para el combate de su vida, porque nunca le interesó ganar…" Ganar es querer conquistar lo que no se merece y yo prefiero sentir "…por eso le gustaba mucho cuando hablaba con ella, porque era como hablar con la imagen de si mismo, pero mejorada…

Él tenía las palabras,  pero solo eran frases…quien las sabía leer era quien tenía la llave para convocar la magia y esa era ella, que las mejoraba y hacía suyas, porque eran suyas.....como  esa vez en la piscina, que con mirada atardecida le dijo:

“Hoy las ropas de la noche deberían ser estrellas que se desnudan a golpe de cielos…una tormenta que se moja de caricias…unas caricias que no conocen el desvelo… Ser como la noche, esa  amante que si sabes enamorarla se desnuda en sueños…”

Un mensaje del celular  interrumpió sus pensamientos acelerando su corazón…


 - Gats... estoy de vuelta en la ciudad y quiero brindar contigo…nos vemos al atardecer en la piscina?

13/12/16

Quise escribirte....

Sabes..? Anoche quise escribirte, pero no lo hice porque ya era tarde…y aparte de lo tarde, la diferencia de horas me hizo dudar si mandarte un mensaje o no….me imagino lo que dirías…¡Vaya loca!, será que no duerme?  Y me reí por todas aquellas noches en que ni siquiera pensaba en hacerlo…simplemente lo hacía.  Pero las cosas cambiaron.  ¿Cambiaron, verdad? …ya no puedo escribirte a cualquier hora para decirte que te quiero…..ya no tengo ese derecho...pero la verdad es que anoche quise escribirte para saber si aún podía sacarte una sonrisa…

Anoche quise escribirte, pero no lo hice…En vez de eso me refugie en mis recuerdos….me paré de la cama y encendí la compu para ver todas las fotos, cartas, canciones…todas esas cosas en donde se quedaron tus sonrisas regadas en todos lados…en esas fotos que guardo y te muestran alegre, sonriente…..feliz. Luego miré alrededor y me di cuenta de que no solo estas encerrado en mis cosas…estas disperso en toda mi habitación, en los sueños que esconden mi almohada, tus llamadas rebotando en las paredes, los atisbos de tus risas guindados de mis pupilas y tus besos persiguiéndome por los rincones….la verdad no se que hago con todas esas cosas aún…con todas esas conversaciones cuando estábamos solos, pero siempre pensé que debía guardar tus palabras porque eran demasiado reales y sinceras como para dejarlas perderse en el aire y que de esta forma siempre que lo quisiera estarían allí para mí. 

Y es que encerradas entre las líneas de esos recuerdos se quedaron los secretos que nunca te conté, amontonados los abrazos y besos de buenos noches, tus melodías y tus risas, tus rabietas y caricias…las veces que me dijiste que saltáramos juntos porque sin mi no te ibas…las veces que dijimos que  seríamos eternos…todo estaba bien guardado ahí…los sentimientos no expresados, pero sentidos,…cada abrazo directo en el alma….y ese extraño sentimiento que vagamente se parecía a la felicidad….

Si,…. anoche quise escribirte, pero no lo hice…sin dejar de sonreír me fui con un Morfeo parecido a ti a la tierra donde todavía gozo de tus abrazos y te robo besos…a ese lugar donde conozco el nombre del viento…ahí donde siempre seremos eternos y sobrevive la esperanza de un reencuentro…y es que a veces quiero pensar que cuando bebes con tus amigos, o a solas,  me recuerdas, o que alguna vez extrañas que llene de besos toda tu cara y te diga, sin preámbulos lo mucho que te amo….

1/12/16

Erase una vez...París...

Había una vez…en algún lugar de no se donde, una chica lista que no dejaba de pensar en viajar…La historia equivocadamente la ubicó al frente de una chimenea limpiando cenizas, por lo que muchos la llamaron cenicienta, pero la realidad es que ella era así medio morena y salpicada de pecas, y no blanca leche como el resto de sus hermanas…Era algo inevitable..podía estar concentrada en el trabajo, limpiando la casa o cuidando los niños, no importaba la situación, su alma siempre viajaba a ese lugar sin importar lo cotidiana que fuera su vida…

Y no era un palacio como menciona el cuento, ni un reino encantado...aunque la verdad, encanto era lo que le sobraba a París, el destino donde residía su alma…Ella mientras fregaba los trastos podía sentir el aroma de su pastelería exquisita mientras recorría desde Notre Dame la orilla del Sena, imaginando como alguna vez, un chico listo, había realizado este recorrido rumbo a Montmartre dejando su esencia impregnada en el aire…

Quizás él hubiera pensado en ella al final de la primavera o durante el verano, cuando la ciudad se llenaba de flores y los parques se convertían en un festival de colores…o quizás haya sido en otoño, cuando los nostálgicos colores de los jardines le hicieran recordarla… Y mientras esto pensaba, apareció de la nada un hada madrina, pero no una con varita mágica, sino mas bien, con boletos en mano para cumplir sus deseos…

…y fue así como ella llegó a su baile, con zapatos tenis y unos jeans ajustados a un bar de Montmartre, uno que aún olía a Revolución francesa, topado de turistas y de vendedores callejeros, y en donde él la esperaba en una mesa debajo de un quinqué para empezar a vivir su vida de bohemia….


Y no hubo escapada como dice el cuento…ni zapatos de cristal dejados al correr, tan solo un caminar lento y acompasados hasta le mur des je t'aime…aunque, sobra decir que no hacía falta que  escribieran lo que era por demás evidente….ella lo amaba mas allá de cualquier fantasía…y eso siempre sería así..por siempre, siempre..jamás.


Mas relatos sobre el tema de "Erase una vez..." en el blog de