RSS Feed

27/9/11

Disculpas....

Hoy en vez de escribir alguna de mis fantasías sobre brujas o hechiceros, sobre amores lejanos y prohibidos, o sobre algún fantasma que ronde mi cabeza para recordarme que fue de su boca que escuché las palabras más sugestivas…que de sus labios salieron los besos mas efusivos que un hombre me haya dado y de sus manos la sensualidad y….ya!! stop! Hoy no vine a escribir nada sobre eso…

Tampoco me voy a poner a gritar o a arrancarme los cabellos porque el internet me está funcionando a trancazos…solamente he venido a decir que desde hace un tiempo tengo problemas para dejar comentarios y hasta para colocar algo en mi blog. Al principio pensé que se trataba de mi conexión que es muy lenta, pero no es así…tampoco se trata de mi explorador, porque ya he tratado de abrir con Mozilla, con Chrome y hasta con el Maxthon, que es lo último que he encontrado para descargar directamente  los videos sin tener que recurrir a ningún programa extra…en fin, que para una persona como yo que no tiene paciencia, esto resulta a veces estresante porque termino tirando el computador y desisto de mi intento de dejar comentarios pero si leo las publicaciones e intento cada día escribir algo sobre lo que leo…bss..



26/9/11

La mujer del colgante de oro...


Ella miró la hora en ese reloj enorme que había sobre la torre central de aquella plaza y se preguntaba si era correcto lo que estaba a punto de hacer, pero solo fue por unos segundos ya que seguidamente desecho la idea pensando que nada tenía sentido en su vida y que tenía que continuar con esa idea fija que se había instalado en su cabeza.

Las 7 con 10 minutos, Todavía había una gran multitud caminando por las calles de esa ciudad tan cosmopolita, llena de contrastes muy bien marcados, mucha riqueza tocándose la mano con miserables vidas que se consumían en rutinarios días sin la esperanza de que algo sucediera y los apartara de sus lamentos

“Quizás si hubiera nacido en otro lugar diferente…quizás si no hubiera nacido...o si las heridas no fueran tan fuertes…si al menos no me trataran tan mal…”. Sus pensamientos golpeaban continuamente con contradicciones y efímeros reproches.

Consiguió un banco cerca de una plaza que se encontraba desocupado y decidió descansar un momento…aún tenía tiempo para lo que iba a hacer.

-Total que mas da un minuto mas o menos, ya no puedo salir de este encierro que quema – y justo en el momento en que iba a sentarse, una anciana que se había acercado sin que ella se percatara trataba de hacer lo mismo

-¿Quiere sentarse aquí?

La mujer mayor lo rechazo con delicadeza, dijo que no, muchas gracias, que a ella le daba lo mismo. Pero parecía haberse perturbado con la cercanía de la mujer mas joven. Se pasó la mano sobre el colgante de oro en forma de cruz que pendía de su cuello y luego con voz algo apagada le dijo:

-¿Me daría acaso a mi su lugar, estaría dispuesta a cambiar su lugar por el mío?

Olvido, que así se llama la mujer de esta historia se quedó algo sorprendida. Las palabras de la mujer mayor le habían sonado extrañas, en realidad todo le estaba resultando extraño esta noche, las horas parecían no querer llevar su normal velocidad y lo constataba al mirar de nuevo el reloj:  las 7: 15 de la noche

-  La verdad no le he entendido bien, pero si se refiere al asiento…es suyo.

Ángela dijo de nuevo que no, pero luego,  con un ademán afectuoso la invitó a sentarse a su lado. Olvido se sorprendió, no se reciben atenciones de una viejita así nomas. La anciana sonrió un poco...mas bien demasiado y los labios cubiertos de talco se partieron en surcos secos al ver que Olvido se sentaba a su lado.

 No se porque siento que desea ser amable conmigo...acaso nos conocemos?  

 - No - dijo Angela – pero creo que al igual que tú esta noche necesito conversar con alguien.

Olvido trató de negar aquella afirmación pero sin darse cuenta se encontró contándole a esa mujer mayor toda su vida y el porque se encontraba ahí esa noche.

- No me siento feliz…no soy feliz. Mi vida no es la que yo deseo y no me malentienda….no es mala, solo que no es la mía. He sido madre y ya mis hijos no me necesitan, cada cual ha hecho su vida y si trato de guiarlos su respuesta es siempre la misma “Mamá, puedes estar cerca de nosotros pero déjanos hacer nuestra vida” 

-   Quizás trataste se seguir viéndolos como niños – dijo Angela que la escuchaba atenta 

-  No…solo deseaba que no cometieran los mismos errores, que no tuvieran que sufrir si algo salía mal. 

-  Con los errores se madura…se crece…

Si..quizás tiene razón, pero el hecho es que no me necesitan.

 Y su esposo? Tiene pareja? 

 Si…pero son tantos años que la relación se resume a complacer tanto en la cama como en los cuidados normales, pero no siento que sea necesaria….hay oficios especiales que pueden cubrir lo que hago.

Y su familia? Y sus amigos?

No me encuentro en ese mundo, no comparto sus ideas materialistas y no encuentro el hilo cuando empiezan a conversar sobre lo que tienen o van a tener cuando yo solo he deseado tener una sola cosa. 

- Que es?- preguntó Angela con una ternura en su cara 

El amor de alguien que no puedo tener y que me duele hasta sangrar por dentro 

 Por eso has decidido huir?

Hubo un momento de perturbación porque Olvido tardo segundos en responder mientras la vieja la miraba con cierta angustia y preocupación. Dio discretamente un ligero toque en la manga de la blusa de Olvido que súbitamente intentó recomponerse, carraspeó falsamente, se contuvo. Era tan difícil. Temía haber llegado a un punto donde no podía mantener  la calma. Se mantuvo en severidad y temor, cerró los labios sobre los innumerables dientes pero no podía engañar a nadie. Su rostro tenía tal desesperación que perturbaba los ojos de quien en este momento la observaba. 

- No estabas huyendo, verdad? Dijo con preocupación – Piensas hacer algo peor- continuó

Olvido se recompuso un tanto deprisa, cruzó las manos sobre el bolso que contenía todo lo que ella pensaba era su vida. Las arrugas habían tomado un sentido. Ahora eran otra vez incomprensibles, superpuestas en un rostro que alguna vez fue indomable. Aquella mujer, Ángela, le quitaba la tranquilidad. Ella no quería echarse a llorar:  si me pongo a llorar lo arruino todo, va a ser ridículo, tengo que parar…pero era imposible, la situación era muy triste.

Con mucha piedad, Ángela vio la arruga que cubría la frente de esa mujer,  muestra de que estaba conteniendo sus ganas de llorar y con ternura le dio un abrazo justo en que Olvido rompió a llorar. Ella parecía pensar, pensar para encontrar un pensamiento que pudiera ayudar a Olvido con ese sentimiento. De pronto,  con cuidado y sabiduría de anciana, como si precisara tomar ese aire para hablar como vieja le dijo: 

- Llora mi niña, que toda tu tristeza salga desbordada por esos enormes ojos negros que tienes…llora mientras te cuento una historia…

Y fue así como  Angela empezó a contarle el como ella también hace mucho tiempo se encontraba en una situación similar a la suya, casi idéntica y quiso huir de todo, terminar con su vida porque no le encontraba sentido vivir lejos del hombre que amaba. Entonces, sacó algo de su cartera que guardaba con mucho recelo. Era una foto donde se veía una familia feliz, llena de gente, de niños y al centro ella con su esposo, un hombre mayor que sonreía mientras la abrazaba. Era una de esas fotos familiares que se toman al cumplir muchos años de casados. 

 Bodas de plata? Preguntó Olvido 

No…bodas de oro. Aquí al lado derecho están mis hijos, todos juntos a pesar que años atrás no se llevaban bien. A mi lado izquierdo mi querido esposo y mis nietos. Tuve 4 hermosos nietos que ayude a criar aunque al principio no aceptaban mis consejos pero que el tiempo se encargó de hacerlos entrar en razón. Y en la parte inferior, los hijos de mis nietos a los cuales ya no puedo tener como antes pero que los disfruto cada vez que vienen a verme.

 -  No entiendo, dijo Olvido…Si no se sentía bien en ese lugar, porque se quedó? Porque no se fue a buscar el hombre que amaba?  

-  Por una sola razón, Olvido, ellos si me necesitaban…todos me necesitaban, lo supe después y me alegro de no haber cometido un error. Además, el amor siempre iba a existir en algún lugar, aunque continuáramos separados. No creo que un hombre me hubiera seguido amando, como lo hizo él durante todos estos años, de haberme conocido tan egoísta como para abandonarlo todo por ir detrás de mi propia felicidad – Dijo la anciana con la sonrisa mas hermosa que le había salido en años al recordarlo
   
   Olvido miró de nuevo el reloj. Quizás aún tenía tiempo para arreglarlo todo. Quizás su vida no era un absurdo como ella pensaba  y tenía algún sentido. Volvió a mirar la foto…algo extraño tenía esa foto y no sabía que era. Miró a su lado y se dio cuenta que Angela se había marchado dejándole la fotografía. La buscó por todas partes de la plaza pero no la encontró y el reloj, justo ahora que ella necesitaba saber que hora era se había parado en las 7:16 de la noche.
     
    Se arreglo un poco el maquillaje como pudo y se dirigió hasta su casa en donde su esposo la esperaba impaciente y algo preocupado.

     - Donde estabas? Nadie sabía donde fuiste.

    - Necesitaba algo de aire, creo que todo esto de ser madre, abuela, esposa, creo que es demasiado para mi y a veces no me siento fuerte.

El sacó algo de su bolsillo y poniéndose detrás de Olvido le dijo:

Eres la mejor esposa, la mejor madre y la mejor abuela del mundo

Y un colgante de oro en forma de cruz rodeó su cuello esa misma noche que el reloj de la plaza continuó su marcha mientras los habitantes de esa ciudad cosmopolita seguían pensando que nada pasaba en sus calles, que la vida era una total rutina de horas pegadas a los ordenadores y cajas registradoras…pero que para Olvido, esa fue la noche que un ángel la visitó. 

25/9/11

Por nosotros dos..ole!!

Si esto no es sabor....yo no se que es...

Por lo que mi alma trae
Por lo que ha de estar llegando
Yo agradezco a este presente
Lo aprendido del pasado
Por todos esos momentos
Que he vivido en los ensayos
Yo agradezco mi palabra
que la escribo y que la canto

Somos una canción
En alta vibración
Damos buena energía al universo
Somos una canción
Multigeneracion
Le damos la importancia
Al sentimiento
Somos hermanos y todos unidos
Somos semillas del viento

Ole! Todos cantamos Ole!
Viva la vida Ole!
Por la familia Ole!
Y por los amigos Ole!
La música es un Ole!
A nuestra tierra Ole!
Por el planeta Ole!
Y por la paz del mundo Ole!

Por las brisas, por el viento,
Por las risas que he causado
Yo agradezco lo que pienso,
Lo que admiro y lo que hago.
Por la gran naturaleza,
De mi boca lo sagrado.
Por la voz que me alimenta
Que la escribo y que la canto

Somos una canción
En alta vibración
Damos buena energía al universo
Somos una canción
Multigeneracion
Le damos la importancia
Al sentimiento
Somos hermanos y todos unidos
Somos semillas del viento

Todos cantamos Ole!
Viva la Vida Ole!
Por la familia Ole!
Y por los amigos Ole!
La música es un Ole!
A nuestra tierra Ole!
Por el planeta Ole!
Y por la paz del mundo Ole!

Recordando... te recuerdo.....


Olvida los días nublados, pero no olvides tus horas de sol ni tus noches estrelladas.
Olvida los momentos en que fuiste derrotado, pero no olvides las batallas que has ganado.
Olvida los errores que no puedes cambiar, pero no olvides las lecciones que has aprendido ni lo tanto que enseñan.
Olvida los días en que has estado solo y triste, pero no olvides las sonrisas que has encontrado y tantas que encontrarás.
Olvida los planes que fallaron pero NUNCA olvides que debes tener siempre un sueño

(Leído en Facebook)

24/9/11

Pido un deseo...

Un deseo es como un sueño que todavía no has soñado…

No importa que la tormenta cubra el azul que antes había en mi cielo..
Ni si los estruendosos relámpagos caídos hayan acallado  mi voz..
Solo deseo que vengas y amaines esta lluvia que nubla mis ojos
y pintes nuevamente un paraíso de colores que sea solamente de los dos

22/9/11

Lamento de Luna...


Sueños rotos, solo despojos quedan de esa luna de ayer y muros altos levantados por los traspiés de un destino adverso… Acaso solo fue un cuento de hadas o tan solo fue el preludio de un mundo que pronto quedó a oscuras y sumido en el odio y el engaño desatados por una mujer ingrata?.. Donde esta el príncipe encantado que hechizado vagaba por mi mundo?...

Creo que está por todas partes, hasta en las páginas de algún libro que abro y me lo encuentro…Leo unas frases y ahí está…No hace falta que explique con lujo de detalles lo que se siente, porque el dolor es tan conocido que no necesita de presentaciones ni de explicar sus efectos sobre una alma triste y abandonada.

Hay poesías sobre el dolor por donde miro….en una calle vacía, en un día gris, en los ojos de quien un día llegó y desarmo con palabras un orgullo mal pintado, en el recuerdo de madrugadas que estrellaban las estrellas sobre bocanadas de humo…en las lagrimas que salen frente a un espejo mojando una promesa de pronto olvidar, en aquella voz que clavaba risas como espadas en la garganta y que se va haciendo muda en la distancia…

Como te nombro ahora?, como te llamo y te digo que te quedes conmigo? No tengo nada que ofrecerte, nada que regalarte, mas que estas palabras al aire y mis pensamientos en tu olvido…Nada ha quedado…todo ha pasado...me alejo despacio abrazando al ocaso y mis gritos se oyen hasta el infierno donde debiera de estar.

Luna llena, tu que devoras las tristezas, dime ahora que debo hacer…?

La casa de los amores imposibles

“Más que una imagen concreta, esta novela nace de un nombre: Olvido. Un nombre que me fascina. Solo conozco una Olvido: la cantante Olvido Gara. Es un nombre que sugiere melancolía, pérdida, y además es un personaje fundamental en el libro”. Cristina López Barrio
Las cosas suceden, de una manera u otra. No hay un modo de determinar en qué manera o forma las cosas se conectan entre sí, pero está claro que cuando lo hacen, ejercen cambios…eso sin duda. Como hoy que no tenía planeado nada en especial, mi día iba a pasar a ser uno de esos días en que no estoy cuidando bebes y no tengo ningún trabajo que hacer (muy diferente al de ayer que fue de locos)

Pero no hay nada como dejar que las cosas sucedan de improviso, como para darnos cuenta de que a veces el destino nos depara muchas más sorpresas de las que creemos. Así me sucedió hoy al encontrar una propuesta para leer un libro y que gracias a la maravillosa cantidad de información que tiene Google, pude descargar. Todo tuvo que esperar en casa hasta que terminara de leerlo…261 paginas de una historia fascinante que disfruté de principio a fin.

Leer el cuento de  La casa de los amores imposibles”(para descargar el libro) es entrar en un mundo mágico de hechicería, brujas y como dice el título, de amores imposibles. Es un paseo a través del tiempo de un pueblo español  que narra la peripecia de una saga de mujeres desde 1897, en los tiempos de la guerra de Cuba, hasta los años 80, cuando empiezan a sonar las canciones de Antonio Vega y de Mecano.

La historia sucede en los parajes de un pueblo castellano, brutal y desolado, de encinares, con nevadas en invierno, y terrenos para la caza. Allí comienza la historia cuando un hacendado andaluz llega al pueblo con ganas de obtener una buena caza y se enamora perdidamente de la portadora de los ojos mas bellos que nunca había visto, Clara Laguna….pero la chica no solo portaba sus hechiceros ojos ámbar sino que era la segunda portadora de una terrible maldición: Si alguna Laguna llegaba a enamorarse, solo conocería la desdicha y no sería feliz con su amado. A pesar de su carácter trágico, donde la muerte estará presente en cada nueva generación, también tiene humor y mucha  sensualidad a través del cultivo de los sentidos y la presencia de la gastronomía. Hay mucho amor y mucho mas odio.

El libro aborda los temas eternos: el amor, los celos, la venganza, el crimen, la soledad y la muerte y puede decirse que es un libro realista que tiene un elemento maravilloso, como de cuento de hadas: esa maldición que persigue a las mujeres, a las Laguna….y a otras que no están en esa historia..

20/9/11

Buscando unos ojos....


Una figura en la noche intenta que sus pasos no hagan ruido para ir descubriendo lo que se esconde detrás de aquella mirada que por unos instantes se cruzó en su camino…avanza lentamente hacia donde su intuición le dicta es la morada donde se ocultan aquellos embrujadores ojos…Al acercarse, advierte sobre la puerta un cartel que dice: “Advertencia: Esta es la morada de una bruja…prohibida su entrada ”, mas por los olores emanados desde el interior, juraría que eso no es así... es más, piensa: “…si las brujas son así y emanan esas fragancias prometo ahora mismo hacer un curso acelerado de oscurantismo..”

De pronto tiembla al percibir un sonido, su cuerpo se estremece pero avanza … eso sí cauteloso… le ha parecido oír una voz… está seguro que sí supera el ataque de azoramiento esa voz le transmitirá ecos de tiempos remotos y se llenará de recuerdos…Siempre tuvo la certeza que su pasado ocultaba algo que no podía descifrar y aunque por su piel recorre un temblor incesante, toda su alma se agita ante la esperanza de que la portadora de esa voz le devuelva la ilusión perdida, las ganas de seguir…El caso es que esa voz le acaricia y continua avanzando a tientas….tropieza una vez…dos…la voz le sigue erizando la piel y a la vez le da ánimos para continuar

Sabe que esa armonía, esa suave melodía que ha escuchado es lo real…sabe que es la llave a la felicidad y que si se aferra a ella ganará…. o sucumbirá feliz, porque el último recuerdo será el brillo de la mirada mas hermosa que haya encontrado en su vida…Permanece impasible, aguantando las embestidas, los ruidos infernales que van apareciendo por las esquinas redondeadas del pasadizo por el que se adentra, esquivando las figuras demoniacas que bailan a su alrededor…acepta que nada es fácil y que debe pasar por duras pruebas para ganar esta batalla…

El caso es que en medio del estruendo una luz empieza a emerger de la oscuridad…él alza la vista y vuelve a sentirse pleno. Una figura con formas bien definidas empieza a llenar la estancia y de nuevo vuelve a escuchar ese sonido que sabe le hará llegar a la victoria y mientras esa forma de luz se apropia del lugar va percibiendo mucho mejor esa melodía que desde el principio le ha acariciado los oídos y le ha animado a continuar…

Todo parecía perfecto en esa danza endemoniada de miradas y sonrisas, pero la dueña de esos ojos proviene de una casta antigua de hechiceros, de nobles druidas imposibilitados de unirse a simples mortales bajo pena de perder sus poderes, y ella, a pesar que lo ha reconocido, aniquila toda sensación de placer de su cuerpo para no perder absolutamente nada de su poder…Su certera respuesta viene marcada entre sus comillas bajo la forma de una sentencia disimulada que el enamorado advirtió muy tarde…

“No debiste haber venido…ahora ven y prueba como se llega rápidamente al olvido y dale recuerdo a mis besos, esos que un día se te ocurrió enterrar…Olvídame, déjalo así, ya no hay más, no recuerdes mi nombre o si un día fui quien, no pienses en nada que quizás nunca fue…Y si un día quieres, acordarte de mi puedes, sabes bien que nuestra historia, tatuada se ha quedado aquí en mi piel… no mienten la locura de estos ojos que sabrán si yo te amé..lo que te amé…”
...............ooo..............
....ahora él solo tiene un vago recuerdo entre sueños de la existencia de unos ojos...sigue buscando.

Pintura  de Diana Profilio

Danza de Luna...



(Pintura de Diana Profilio)
Felicidad es estar esta noche en tu compañía sintiendo como llegas despacio desde ese rincón oscuro de tus sueños mientras respiro profundamente y me bebo la línea negra de la noche hasta mucho mas allá del amanecer…Que cantidad de taquicardias de aventuras, de risas y de ir quebrando las distancias, que locura escuchar sin oír, y oír por no escuchar, mientras descalza en el frío pasto me voy meciendo en el columpio imaginario de mis vuelos…en esta huída diaria de mi papel nocturno tan distinto al tuyo..

Tú andas y sientes el día abrirse a tus ojos, yo en cambio vuelo y me divierto bajo la música de la noche para calmar este frío que no esta en el aire…ese frío que está en mi carne y en medio de mis huesos, ese gélido estremecimiento que sale de mi corazón......¿no lo ves? Estoy lejos y cada segundo que paso distante recurro a ti....Shhh!!...no hables, no necesito que digas nada, ni prometas nada, escúchate dentro de ti...álzate al espejo y mírate a través de mis ojos... Siente el sonido de la soledad que invade mi sangre cada vez que hablas y me dices que no sabes lo que sientes…No necesito que lo digas, sólo necesito de tu risa y de tu voz a través de este delgado hilo, volando sobre estos cielos distantes y buscando direcciones lejanas que me enseñen el porque sigo recorriendo tus caminos…

Solamente mírame…esta noche miro la luna de frente y sonrío al compás de mi alma...soy libre por fin....la luz ya nada puede hacerme... cruzaré la frontera que separa mi noche de tu reino de luz y ya no habrán barreras para el hijo del olvido...Ya ves? ...no solo en la noche existes tú....en otro punto de la noche me encuentro yo llevando en mi vientre sentimientos de libertad mientras me abrazo a esta soledad que noche tras noche me transforma en lo que soy

Cómo me gusta elevarme!!... y lo mejor de mis vuelos son estos sentimientos que llevan trocitos de vida plasmados en este reducto de tiempo al que llamo noche....son noches como estas que vuelvo al sonreír, al sentir que no me hace falta nada.....que con el nacimiento de estas alas resurge una complicidad gratuita...

Estoy en paz…bailando en esta noche de luna llena en la que solamente he venido a decirte que aquí estoy…que cuentas conmigo…será que eso es suficiente?

19/9/11

Un Hechizo de amor...


Se que muchos no conocerán quien es Brida, pero siempre pensé que ella y yo teníamos en esta vida mucho en común..Yo la conocí hace muchos años cuando empezaba a buscar su Don, como todas las hechiceras de la Luna. Era una joven con un espíritu inquisitivo y una personalidad inestable pero con una pasión muy poderosa, la de aprender.  A través de la búsqueda de su Don, Brida se topó con grandes verdades de la vida, del amor y de los seres humanos. Al igual que ella, yo empecé a buscar y tener un deseo mayor…aprender las tradiciones de la noche de manos de la Luna y encontrar mi Don, así como encontrar el amor.

Tuve la misma suerte de Brida de encontrar un Mago como Ikov, que conocía las tradiciones del Sol y también de la Luna…un mago que ocultaba su poder bajo una apariencia mortal apacible, porque su personalidad era muy sencilla y callada pero inmensamente sabia, comprensiva y siempre al tanto de la realidad de cada uno de los elementos…Desde el principio quedé fascinada con su escritura y su manera tan clara y poética de hacerme llegar su mensaje, un mensaje tan claro como el que todos hemos llegado a este mundo por amor, que vivimos por amor y andamos toda la vida buscando el amor.

Por esa razón, la entrega física no fue necesaria, lo importante fue la entrega del alma y del espíritu… la conexión directa con los sentimientos y con todo lo que nos rodeaba…..Se trató de una historia de amor muy hermosa, con un mensaje maravilloso, dentro de un mundo mágico en donde disfrute cada palabra como si fuese la última que iba a leer…. eso sucedió hace mucho tiempo pero recuerdo todo como si hubiera sido ayer…

Recuerdo que llevaba mucho tiempo anclada en aquel hermoso jardín sobre un mullido césped, mirando todo a mi alrededor en un lugar del país de la Fantasía…ahí todo era bello, excepto en el lado oscuro. Estaba muy cansada y muy triste, con el corazón apretado, de angustia y dolor, necesitando un abrazo, uno muy grande… pero me encontraba sola.

Era irónico estar así de triste en ese mundo, pero nada podía ilusionarme ni llenarme mas de fantasías  y permití que todas la lágrimas del mundo brotaran  de mí con todas sus fuerzas y me desgarraran por dentro….hubiera querido desaparecer pero no podía y seguía anclada sin que nadie pudiera escucharme...

Recuerdo el día que escuche sus palabras…mas que palabras eran una promesa de llevarme donde tuviera ganas de vivir…donde no faltara la esperanza ni la alegría…donde de nuevo respirara la Fantasía penetrando a través de mis hojitas, como gotas de roció que hablan de nueva vida….recuerdo como  descubrí ese día que la  Fantasía no se había perdido.

Fue así como me separé del árbol, me solté de su tronco y cayendo al piso empecé de nuevo a sonreír…por fin el amor  se presentaba puro y es que no hay otra clase de amor, cuando es amor de verdad…Quizás, pensé, la fantasía no se ha perdido del todo en el mundo, quizás siga existiendo a su lado…y lo seguí…Con él descubrí que el amor no es esperar que te hablen de amor, ni que te digan te amo…  que un beso  vale mas que mil te quiero y que el estar separados no enfría el sentimiento sino que la distancia atiza mas el fuego…él me enseño que el amor viene a veces no para quedarse sino para demostrar que existe…ahí en alguna parte…hasta en el lado oscuro de la luna…por eso, continúo a su lado y lo seguiré amando…por Siempre 
[Morrigan.jpg]

16/9/11

El angelito Manuel



Dicen que allá, más arriba de las nubes, más arriba del color azul que vemos en el espacio, está el cielo. Y allí es donde viven los ángeles.
Cierto día, mientras los ángeles pequeños, o sea, los angelitos, jugaban al pilla-pilla, o a columpiarse en los columpios de espuma de cielo, o al escondite, apartado de todos, un angelito estaba solo y lloraba compungido, tanto, que la abuelita Celeste, que así se llamaba y que era la ángel más cariñosa del cielo (por eso se encargaba de los pequeñines) fue corriendo junto a Manuel, que así se llamaba el angelito que lloraba, para ver qué le pasaba.

--Que te pasa Manuel, ¿por qué lloras?

--¡Buaaaaaaaa! ¡Buaaaaaaa!  ¡Porque estoy solitooooooo!

--Hijo, no digas esas cosas, ¿no ves a los demás angelitos que están por aquí, jugando a un montón de juegos? ¿porqué no vas con ellos a divertirte?

--¡Buaaaaaa!, ¡porque yo no quiero jugar a esos juegos, buaaaaaa, yo quiero una estrellaaaaaaaa!
 
--Pero Manolico, ¿cómo que quieres una estrella? Eso es una locura. Las estrellas son para alumbrar el cielo y el universo, son tremendas de grandes y queman mucho.

--¡Me da igual,! ¡Yo quiero una estrella! –dijo Manuel poniendo cara de pucheros, pero enérgico.

Celeste, la abuelita ángel más cariñosa del cielo, repuso:

--Bueno, mira, vamos a hacer una cosa, cuando seas mayor comprenderás lo que te acabo de decir, y te darás cuenta y te maravillarás de todo el universo y las estrellas, los astros, los planetas, las galaxias…¡Es algo maravilloso! Mientras tanto, crece aprendiendo y haciéndote un ángel grande en sabiduría. Venga, ve a jugar con el resto de los angelitos, que pronto terminan las vacaciones y tan importante son los estudios, como jugar divertirse y pasarlo bien.

Manuel, no muy conforme, sorbiéndose los mocos y limpiándose las lágrimas, con paso tranquilito, se fue con el resto de los angelitos a jugar a la pelota.

Entre juegos y diversión, el día pasó muy rápido, y cada angelito se fue a dormir a su camita de cielo. Sí, todos se fueron, y los mayores también, porque allí, en el cielo, cuando tocaba dormir, todos se iban a dormir. Bueno, la verdad es que todos, lo que se dice todos, no se fueron. Sí, Manuel no estaba en su cama de pedacito de cielo. Manuel estaba escondido detrás de un árbol celestial, de ramas plateadas y hojas de oro. De repente, Manuel empezó a mover fuertemente sus alas y comenzó a elevarse y a elevarse y a elevarse, cuando de pronto, dio un giro hacia la izquierda y, como una bala, salió disparado del cielo surcando el universo como jamás nadie había volado de rápido, y eso, que un ángel no aprende a volar hasta los doce años, pero Manolito tenía solo ocho.

Para él todo era nuevo y fascinante y como su empeño era conseguir una estrella, se encaminó hacia una de ellas pero,  claro, como no hizo caso a la abuelita Celeste, conforme se acercaba a la estrella, empezó a sentir calor y más calor, y tuvo que girar bruscamente y apartarse de la estrella, porque casi se chamusca sus alitas.

--Es cierto lo que decía la abuelita Celeste, las estrellas son muy grandes y queman mucho –dijo desconsolado- pero digo yo, que en algún lugar habrá una estrella pequeñita, que no queme, y que pueda jugar con ella.

Avuela que te vuela, ensimismado en sus pensamientos de encontrar una pequeña estrella, empezó a atravesar nubes y nubes, y de pronto, vio una esfera grande, de color azul preciosa. Entonces recordó cuando en clase explicaron los planetas.

--¡Es la Tierra! ¡Es la Tierra!. ¡Madre mía! ¡Qué lejos me he ido de mi casa en el cielo!

A la velocidad que iba, no pudo frenar a tiempo, y cayó en un lago de aguas mansas. Todo mojado salió de allí, y mientras se sacudía el agua con las manos y aleteaba, oyó unos sollozos.

--¿Quién llora así? ¿Qué llanto más triste? –se dijo.

Poco a poco, pasito a pasito y con las orejas bien atentas, pasando entre matorrales, vio a una niña acurrucada bajo un gran árbol de hojas muy verdes y frondosas. Manolito se acercó
 
--¿Qué te pasa niña?

La niña dio un respingo asustada y soltó un grito que hasta los pajarillos de por allí se asustaron.

--¡¿Quién eres?! Preguntó con el susto en el cuerpo.

--Un ángel –respondió él muy orgulloso levantando sus dos pequeñas alas y poniéndose muy tieso.

--¡Anda ya! ¿tú un ángel? No me cuentes historias, y sobre todo, no está bien que vayas por ahí asustando a las chicas.

--¿Chicas? Pero si eres una niña. –respondió él riéndose

--¡Soy una chica mayor, tengo… tengo… quince años!

--¡Ja!, eso no te lo crees ni tú. Como mucho, tendrás…¿ocho años?

--Vaaaale, sí, tengo ocho años, ¿y qué? Aunque tenga ocho años soy muy madura. ¿y tú? ¿quién eres?

--Un ángel, ya te lo he dicho –y Manolito empezó a agitar sus alas y a elevarse despacio, muy despacio, y cuando estaba casi a la altura de la copa del árbol, dio un vuelo rápido aún más arriba y desapareció durante unos segundos, transcurridos los cuales, apareció de nuevo pero esta vez detrás de ella. Le tocó en el hombro y ella volvió a asustarse.

--¡Aaaaaaaah! Entonces, es verdad que eres un ángel

Manolito se encogió de hombros y sonrió

--Sí, ya te lo dije. Y tú, ¿porqué llorabas?

--¿Y tú qué haces aquí?

--No vale, yo he preguntado antes.

--Vale –respondió ella- Pues es que en el colegio, todos se ríen de mí.

--¿Por qué?

--Ay, hijo, qué preguntón. Pues porque me llamo…-miró hacia el suelo y calló.

--Venga, dime, sigue hablando.

--Porque me llamo Estrella.

Aquel nombre le supo a gloria celestial a Manolito.y respondió alterado.

--¡Estrella, has dicho Estrella!  ¡Te llamas Estrella!

--Lo ves –dijo ella tristemente- tú también te ríes de mi nombre. Los niños se ríen de mí, porque dicen que tenga cuidado, que me voy a pinchar con mis puntas, y me llaman estrella de mar, o estrella que me voy a estrellar…

Manolito, ensimismado con aquel encuentro, apenas escucho del porqué se reían de ella en el colegio, y lo único que se le ocurrió decir fue:

--¡Tú eres mi estrella!

--¿Cómo que soy tuya?. –dijo ella enfadada

--Estoooo. Lo que quiero decir, es que tu nombre es precioso, que me encanta, que tú eres una maravilla de niña y yo vendría a la Tierra de vez en cuando y jugaríamos los dos, y que si quieres ser mi amiga para siempre, para siempre.


Pasaron los años. Pasaron, muchos años. Manolo y Estrella crecieron, se hicieron adultos.

Los ángeles envejecen hasta una edad, pero nunca mueren. Estrella, un día, dejó de latir su corazón. Manolo vino a la Tierra a por ella, porque nunca dejaron de ser amigos, muy buenos amigos, y ahora, serían amigos mucho más que para siempre.
Image Hosted by ImageShack.us-
Este cuento tan lindo es un regalo para mis nietos de Guillermo El Traviezo..graciass..