RSS Feed

17/7/11

Cuando la verdad duele...


La verdad, debe de ser dicha en todo momento? ...hay quienes dicen que mentir es igual a una traición, pero a través de la vida si nos ponemos a analizarlo , podríamos llegar a la conclusión de que no siempre y necesariamente es producente decir la verdad. Hay verdades dolorosas, que pueden destruir una persona, una relación, el autoestima de quien la escucha, etc ... Decir la verdad a veces duele…pero a quien duele? Al que confiesa o al que recibe la confesión?

Anoche vi una película que definitivamente es recomendable porque posee todos los ingredientes necesarios para pasar un buen rato y donde su tema principal se basa en contar a un amigo la verdad sobre la traición de su esposa. Que hacer en un momento en que la lealtad con el amigo va por encima de ocasionarle un daño? Ese es el dilema…

Ese es el titulo de la película en español..”El Dilema” y en ingles se llama “La verdad duele.” Un hombre ve a la esposa de su mejor amigo besándose con otro hombre, la situación se torna difícil porque no haya como contarle a su amigo lo que ha visto y trata de disuadir a la infiel mujer a contar ella primero lo que sucede antes de que él lo haga. Varias situaciones se van sucediendo en la película hasta llegar al final. Ahora bien…yo siempre he sido de la opinión de no inmiscuirme en una relación, sea cual fuere el caso. Yo no podría alertar a un amigo/a diciéndole que he visto a su pareja siéndole infiel. Al final solo podrían suceder dos cosas, que el ofendido perdone y se aparte de mi, o que termine esa relación y también pierda una amistad.

Es verdad que la persona sincera actúa siempre de buena fe y mantiene una coherencia entre sus palabras y sus actos siendo contrario a la mentira, a la duplicidad y a la hipocresía.  Pero decir la verdad no significa que haya que decirlo todo. Hay que decir lo que se piensa pensando lo que se dice. La sinceridad no es salvajismo cruel que respeta la verdad, ni exhibicionismo impúdico, ni imprudencia. Todos tenemos derecho a callar, conviene no olvidar que uno es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios. Hay ocasiones en las que se debe callar la verdad, mas aún cuando ésta lo único que puede acarrear es dolor y sufrimiento injusto o inútil a otra persona. Incluso pueden darse situaciones en las que uno no sólo tenga que callar y ocultar la verdad, sino mentir.

Sé que muchas personas no estarán de acuerdo conmigo, pero hablando de sinceridad tengo que ser sincera: Creo en las mentiras piadosas y decir la verdad no tiene que ser algo tajante. A veces es más moral mentir que decir la verdad. Pero hay culposos que prefieren la tranquilidad de su conciencia antes que evitar el sufrimiento del prójimo. Hay personas tan amantes de la verdad que tienen seco el corazón, son 
fanáticos de la verdad y no la supeditan ni a la compasión ni a la caridad.

3 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Myriam dijo...

Tu lo has dicho: la verdad no solicitada no es verdad, es intromisión.

Cuando tenemos que dar nuestra opinión sincera sobre algo, no creo que valga la pena mentir. Basta con darlo con caridad, o amor o empatía.

Como dices, los que dan su opinión sin esos ingredientes,m la dan con el corazón seco y solo causan desierto.

Besos

Y felcitaciones por el exito en el partido de futbol

Myriam dijo...

ah, y gracias. Tomo nota de la película que aún no he visto.

Francisco Espada dijo...

La verdad duele cuando lo que se quiere escuchar es la mentira

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...