RSS Feed

26/7/11

Querida Suciedad...


Esta mañana, como hago siempre por mis mañanitas, abrí los blog que sigo para leer lo que traen y comentar…Unos leen la prensa en el desayuno, otros ponen las noticias en el tv…yo me leo los post y la mayoría de veces me dan ánimos y me alegran el día con sus escritos, otras me ponen sentimental y medio romántica (para que negarlo)...pero hoy, algo que leí me dejó reflexionando sobre la muerte.


No crean que le tengo miedo a la muerte, pues para mi, ella siempre ha sido tan solo un paso mas hacia adelante, tan parecido al nacer, tan parecido al vivir…una compañera que nos recibe al nacer y nos bautiza con el latir de un corazón que lleva un contador en reversa…La muerte es algo natural, como ver una flor marchitarse, o una nube negra desaguarse hasta extinguirse…es tan efímera como el segundo que antecedió a este que muere mientras escribo...Para muchas personas la muerte es un escape para olvidarse de todo, para volver a empezar pensado en reiniciar todo de nuevo, pero pienso que ese es simplemente una manera de renunciar, de rendirse. La muerte no es el final, y no lo digo bajo ningún contexto religioso, la muerte podría ser exactamente un parto doloroso a lo inexplicable, lo no ideado aún, ni conocido.

Pienso que la muerte tendría que tener un significado, alguno que todavía no sabemos y que en su momento quizás conozcamos…Morir de viejo no es proeza alguna, los que mueren en sus riesgosos trabajos la encuentran sin esfuerzo, morir de alguna enfermedad es una muerte anunciada que te prepara para el duelo,  morir de amor….eso no existe, nadie se muere de amor..

Pero a lo que voy, ¿Por qué hay muertes que no deberían ocurrir? Hoy no puedo evitar pensar en el significado de la vida y la muerte, el tratar de entender si de verdad existe alguna razón para estar aquí, para estar vivos y si la muerte de cada uno tiene algún motivo…Hay vidas tan largas, llenas de recuerdos, de vivencias bonitas llenas de amores que fueron eternos, rodeadas de amistades que con los años se han hecho mas buenos, mas añejos, como los mejores vinos, (y eso lo pensé leyendo el blog de Francisco) y niños inocentes que un día sin motivo alguno, sin culpa, encuentran a la vuelta de la esquina su final. No logro entender que hizo de esta especie que supuestamente catalogamos como superior, una clase de animales salvajes involucionando hacia su destrucción.

Hace años, tantos que ya no están aquí los culpables de un atroz crimen, ajusticiaron a un niño de 14 años por algo condenable…silbar y hablarle a una chica bonita. Claro…el niño era de color, su nombre era Emmett Till. Su muerte fue tan horrible, brutal.. y aunque los culpables fueron a juicio se les declaró inocentes. El jurado (todos hombres blancos) deliberaron tan solo por 67 minutos...

Hay un post en Pan con Chocolate sobre este caso con un video de una canción de Bob Dylan: "The Dead Of Emmett Till", Yo lo miré sin saber que dentro del video encontraría fotos verdaderamente crueles e imágenes muy duras sobre lo sucedido, razón por la cual no lo colocaré en mi blog

Hoy solo pienso en ese niño y rezo porque a donde se encuentre haya olvidado lo que le sucedió, pero lamentablemente, no creo ni espero que cosas como estas no vuelvan a pasar en nuestra mal llamada sociedad…  nuestra querida suciedad.


7 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Francisco Espada dijo...

El título era inequívoco, pero no imaginaba su trascendencia tan despiadada. Es un caso muy triste, pero debemos airearlo, hablar de estos casos para que nos avergoncemos de nuestros comportamientos y rectifiquemos. No nos gusta hablar de las injusticias y menos aún de la muerte, cuando ésta es consecuencia de la vida y deberíamos prepararnos para ella. Besos.

Sweet dijo...

Terrible realidad con la que convivir... y no hablo de la muerte :/
Un beso de martes.
Muakssss!!!

Alejo Zapico dijo...

Llegue acá de casualidad. Lei esta entrada y la verdad que me llego muy profundo, mas alla del tema de la muerte que ya de por si es complejo y subjetivo para cada quien. Sino que hablas de algo asi como injusticia, como tristeza por un hecho de violencia. Tal vez la muerte no sea mas que una especie de redencion, y en tal caso nosotros, los vivos aún somos esclavos de esa violencia que nos rodea pero no nos alcanza.
Me gusto mucho tu blog.
Saludos.

Pakiba dijo...

Cosas que por desgracia suceden a diario y es que el hombre es muy cruel a veces y no sabe que todos blancos y de color somo hijos de Dios, ya lo decia Machin en su canción ,
"pintor que pintas iglesias
aunque la virgen sea blanca
pinta angelitos negros
que tambien se van al cielo
todos los negritos buenos"

princesa_ dijo...

Me ha gustado en exceso tu escrito. Sin embargo porque soy de las que pienso de más no me ha gustado el tema en demasía no po el tema, sino porque la muerte soy incapaz de entenderla salvo para pasar a mejor vida...y aún así soy muy cobarde con la idea.
No me he detenido en demasía con lo de Francisco, te soy sincera, si bien es un buen pensamiento para otra ocasión, pero hoy me he quedado clavada a tu título y a tu escrito.
Un placer haber pasado por aquí...me gusta como relatas.
Un abrazo

Galeote dijo...

Un texto muy apropiado para intentar comprender una de tantas injusticias que a diario se producen en el mundo.
Si a la propia muerte que ya es dura, le añadimos unos motivos de irracionalidad que solo a ella conducen la historia de este niño y la de tantos y tantos casos olvidados, quedará por siempre marcada la vida por esa maldita y despiadada condición humana.

Un buen relato para una triste historia. Un abrazo Mirella.

midala dijo...

Esta es nuestra sociedad, es la sociedad que creamos, deshumanizada, egoista, donde impero el dinero por encima de todo. Es todo tannn triste...produce tanta tristeza ver un telediario..¿podemos cambiar el mundo??....Puedes poner aquí mis dos relatos,por supuesto que puedes.Un beso amiga, esperemos no tener que hacer más relatos sobre estas cosas aunque...lo dudo.Midala

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...