RSS Feed

20/1/16

CAMINO A ITACA...


Cuantas veces durante el día decimos “gracias” y casi siempre de manera automática condicionados como estamos desde nuestra infancia a pedir por favor y dar las gracias por todo. Pero la gratitud va más allá de ser una respuesta automática para cumplir con una formalidad de urbanismo y buenas costumbres, es elevar nuestras buenas vibraciones a los que nos rodean. Es una energía bonita que si la asumimos como parte de la existencia nos lleva a reconocer todas las maravillas que el universo tiene disponible para nosotros.

Cuando las cosas son buenas, nos resulta fácil agradecer y cuando se complican un poco, no solo nos cuesta agradecerlo, sino que nos quejamos y sufrimos inmensamente, pero si hacemos del agradecimiento una costumbre “en las buenas y en las malas” abriremos una puerta a la mejor energía del universo y a toda clase de cosas buenas.

¿No te ha sucedido que al pasar un tiempo miras hacia atrás y ves que a partir de un momento terrible surgieron situaciones agradables, nuevos rumbos, o te hizo darte cuenta de cuán fuerte eras lo que te ha permitido sortear otros obstáculos de mejor manera? A casi todos nos pasa. Eso es precisamente lo que agradecemos cada minuto de nuestra existencia, lo que nos deja cada momento vivido, lo que aprendemos de él y las herramientas que vamos adquiriendo para vivir con mayor intensidad.


…resumiendo, cada experiencia es la demostración, entre otras cosas, de que estamos vivos, y eso, por sí solo ya es maravilloso…y se agradece el camino....

2 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Tracy dijo...

Es de ser bien nacidos, ser agradecidos.

Francisco Espada dijo...

Contamos con mil motivos cada día para sabernos vivos y dar gracias por ello; pero no debemos olvidarnos darlas también a aquellas personas con las que convivimos.

Besos.

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...