12/9/20

La otra cara del C-19

 


Cada vez que nombro al recontra conocido virus como “C-19”, me parece que me estoy refiriendo a un grupo militar o paramilitar, pero si al caso vamos, bien podría tratarse de un grupo de exterminio como los que actuaron en Auschwitz, o como la FAES en Venezuela o el sangriento Grupo Colina en Perú. Este virus no hace discriminación de su blanco, llega silenciosamente, proyecta y actúa.

La verdad es que vivimos actualmente en un campo de concentración en donde ya no hay diferencias raciales, de edades, políticas ni religiosas. Es un nuevo orden mundial, en donde salir de casa te convierte en presa fácil de este asesino, que contrario a lo que se pensaba al principio, ya no mata impidiéndote respirar, sino que va metiéndose en tu sangre creando un diminuto ejercito de émbolos que se dirigen contracorriente hasta paralizar tu cerebro, primer indicador de que algo está pasando, pero que si eres una persona mayor, los médicos lo atribuyen a una consecuencia normal de la edad avanzada, hasta que es tarde y llegan las complicaciones…

Las trombosis, las infecciones, los órganos que fallan…todo es consecuencia de lo mismo…estás siendo atacado por un despiadado asesino invisible y sufriendo dolores que solamente podrán ser calmados por el milagroso poder de la morfina hasta que tus signos vitales, sin poder evitarlo, desciendan al mínimo, tu respiración sea poco perceptible y suene tu último latido…

La parte más cruel de este C-19 es, que los que sufren por su causa son apartados de sus familiares durante el proceso de recuperación o partida, pero en este caso, nos queda el consuelo de haber estado con nuestra madre, día y noche, cuidando de ella y diciéndole lo mucho que la queríamos y cuanto le agradecíamos, todo lo que hizo por nosotras…Ella descansó por fin, este jueves 10 de septiembre luego de varios meses de pelear con todas sus fuerzas, pero se fue luego de escuchar, vía telefónica, el adiós de todos sus hermanos, familiares y amigos…no la dejamos sola ni un minuto, nos encerramos con ella a cal y canto como ella nos pidió..

Todo tiene que morir, es la verdad aunque nos guste pensar que siempre hay esperanzas, que podemos superar la muerte. Siempre pensamos que podría salir de esto y seguir como siempre, viajando y sonriendo…Pienso que todos tuvimos esa fantasía netamente humana, de que las cosas podrían mejorar…no lo sé con certeza, pero si estoy segura que hasta el final, mantuvimos esa esperanza…

6 comentarios:

  1. Mi querida amiga, decir lo siento es poco, sé lo que es perder a la madre y es un dolor tan fuerte que no tiene consuelo, pero cielo todo en esta vida que nace muere. Mi abrazo en este caso es para ti y tu familia que habéis estado unidas hasta el último adiós . Solo sé que en algún lugar allí están todos nuestros seres que se van y desde una ventana nos contemplan así pues la vida continua, pasa tu duelo y sigue viviendo por ti, por ella y por aquellos que te rodean y te quieren,
    Mis condolencias y mi cariño para ti amiga.

    ResponderEliminar
  2. La cara buena de esta pandemia es que trata a todos los seres humanos por igual, al margen de ideologías, razas, credos o latitudes; lo malo es que nos está dando una lección a la que no atendemos con los cinco sentidos y ya se sabe, cuando uno no está atento en clase se suele suspender.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta que hayas tenido fuerza para hacerle una entrada para homenajearla, seguro que se lo merece. Y que hayas estado en toda su vida mas allá de esos últimos momentos.

    Que increíble lo de esta pandemia, todavía no se puede creer. Muchos besos para vos y que estés lo mejor posible.

    ResponderEliminar
  4. Es la cara más amarga, la de la soledad del que está enfermo, y , llegado el caso, muere por este virus. Las consecuencias económicas son devastadoras también.

    A ver si acabamos por supurar esta crisis. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Al menos sirve para que comprendamos las gilipolleces esas de luchar por salvar el planeta o la Naturaleza, los que hemos estado a puertas de la muerte por la covid19 lo sabemos bien, ¡qué pretencioso! La Naturaleza, la mayor asesina en serie de la Historia de la Humanidad.
    Me da igual como morir, tampoco tengo elección, pero no viviré reciclando y aterrorizado por la desaparición de la raza humana, cualquier día desaparece uno mismo, así, sin más.
    No sé si me explico.

    ResponderEliminar
  6. Terrible asesino que ha logrado dominarnos a todos. Sobrevivirán los nuestros, los que ya partieron, en nuestra memoria. Merecen el homenaje. Un beso

    ResponderEliminar

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...