RSS Feed

11/6/10



Este post se que se verá muy parcializado…alcahueta me dirán otros…pero resulta que no puedo quedarme callada, porque muchas veces hay personas que tratan de desprestigiar ciertos grupos que por formación, principios e historia tienen un lugar bien ganado en el mundo y la sociedad.
Me refiero a la República de Uruguay, el lugar mas seguro para vivir en Latinoamérica, donde se puede gozar de libertad, un clima envidiable, unas tierras generosas…donde su gente goza de los mejores beneficios de salud, educación y cultura, con el mejor índice en calidad de vida y una economía que repunta, y sobre todo…su gente. Gente que no tiene miedo en abrirse y brindarte amistad, gente inteligente…muy trabajadora y educada, además gente que si les demuestras que eres igual te brindan todo...gente amable, que te abre las puertas de sus casas y comparte contigo, pero sobre toda las cosas…gente humilde que no pierde sus raíces...me refiero al lugar que ha sido cuna de varias personalidades como el famoso Carlos Gardel  y el cantautor Jorge Drexler, de Horacio Quiroga y Eduardo Galeano, de muchos deportistas como Diego Forlán y Ricardo Pavoni..pero sobre todo, y sin que esto desmerezca a los otros, lugar de origen del recordado Mario Benedetti que en cierta ocasión escribió algo sobre esa gente…gente bonita como tù.

LA GENTE QUE ME GUSTA
Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad. Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.
Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.
Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto. Me gusta la gente que posee sentido de la justicia….A estos los llamo mis amigos.
Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.
Me gusta la gente que con su energía, contagia.
Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.
Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.
Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.
La gente que lucha contra adversidades.
Me gusta la gente que busca soluciones.
Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.
Me gusta la gente que tiene personalidad.
Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.
La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.
Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

Mario Benedetti

Mas claro????...

0 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...