RSS Feed

11/1/10

ASESINATO O INMORTALIDAD?

 
Para hacer este post debo poner mi mente bajo un punto de vista objetivo y no mezclar el sentimiento de repudio que puede ocasionar la forma tan cruel como fueron tratados estos niños. Lo que ahora puede ser visto como exterminio, masacre o asesinato premeditado o aberración salvaje, son el resultado de los ritos y costumbres de una de las civilizaciones americanas mas grandes como lo fueron los Incas.

Los Incas, por medio de los sacrificios le rendían tributo a su Dios, El Inti y es necesario comprender estas formas ancestrales de adoración para observar adecuadamente lo que significaban para ellos. Nuestros antepasados no tenían el concepto del bien y del mal como nosotros lo vivimos hoy en día, ellos vivían sus impulsos internos descarnadamente, con una sinceridad pasmosa. Los dioses que adoraban eran reflejo de sus impulsos y por lo tanto eran más lógicos que los dioses infinitos que les fueron inculcados en la colonización.


¿Quiénes eran considerados como los elegidos?


Los Incas escogían los niños cuidadosamente entre cientos de recién nacidos de la "clase dirigente" y eran preparados adecuadamente por sacerdotes quienes les iban explicando desde pequeños lo importante de su destino y de esta misma manera, les hacían creer a estos "infelices" que eran considerados por su pueblo como divinidades y que al llegar la hora serían el enlace entre su pueblo y el Dios Sol. Eran de alguna manera los elegidos "para la gloria" y su sacrificio era altamente considerado. Pero no cualquier niño podía ser elegido para este fin, debían de ser perfectos y si esto no se daba en las clases dirigentes lo buscaban entre el pueblo. Las creencias Incas se basaban en que la perfección y la pureza de los niños, les permitiría entrar mas rápidamente en el Reino de los Dioses. Desde pequeños sus cráneos eran amarrados con una especie de horma que modificaba su cabeza en una especie de cono que los diferenciaba del resto. No encontré referencias que me avale la idea de que quizás lo hacían para semejar el pico de una montaña, pero sin duda que con esto los hacía diferenciar del resto de niños. Otra de las cosas que se podía evidenciar en estos niños es que eran engordados y tratados como reyes durante su corta vida, pero puede ser que mas que darles alimentos para agasajarlos haya sido para que tuvieran resistencia a la hora de realizar el viaje hacia la inmortalidad, ya que debían recorrer hasta por casi un año el camino desde el lugar donde realizaban la ceremonia en el Cuzco “Capaccocha”, hasta ascender la montaña elegida para ser enterrados…”vivos”.






Una cosa que me causa algo de malestar, es que aparte de todo esto de que los inocentes eran elegidos y entregados por sus familias para ser ofrendas de los Dioses hay un hecho que no se debe pasar por alto y es que los padres de esos niños salían beneficiados no solo “espiritualmente” sino que les entregaban tierras y hasta los hacían sus gobernantes, por lo cual ya deja de ser algo religioso para convertirse en una manera de prosperar y surgir políticamente dentro del imperio, cosa que no ha cambiado 500 años después.


Pero siguiendo con el recorrido, nos adentraremos ya en el tema de su sacrificio. Estos niños no solo debieron caminar por muchos meses, sino que al llegar a la montaña elegida tuvieron que subir hasta mas de 6000 metros de altura, pasar frío, asfixias, mal de alturas, y la mayoría de ellos no llegaba a los 10 años. Para poder lograr que llegaran vivos a la cima, les daban hojas de coca que los drogaba y a la vez les daba resistencia a las alturas. Cuando ya se encontraban en el sitio escogido de la montaña, se procedía por parte de los Sacerdotes a dar pócimas y preparados de bebida fermentada “chicha” a los infantes, a fin de drogarlos para adormecerlos pero dejándolos con vida para llegar a la cavidad de menos de 2 metros de altura en donde serían enterrados en posición fetal y tapiados.




Así sucedió con los tres niños momias encontrados en 1.999 en el volcán de Llullaillaco en los andes argentinos, específicamente en el lugar de Salta, en donde el frio de las cumbres permitió mantener casi intactos sus cuerpos así como todo el ajuar con el cual fue provisto a estos tres pequeños mensajeros. Estos niños son considerados como las momias encontradas mejor conservadas y el lugar es considerado como el sitio arqueológico mas alto del mundo (6.730 mts de altura).




Debido a que el lugar no es muy accesible este recinto pudo mantenerse intacto y libre de profanadores y buscadores de oro, pues ya desde muchos siglos atrás las leyendas mencionaban que en la cumbre del volcán habían grandes tesoros pero nadie pudo llegar a el y así los cuerpos de los niños del Llullaillaco lograron pasar mas de 500 años sin ser molestados en su largo sueño.



En la cima del volcán, se encontró una plataforma en donde se debió haber celebrado el ritual y que no era mayor de 10 x 6 m2, En esta plataforma se hallaron tres tumbas cavadas en la roca madre que resguardaban los cadáveres, enterrados entre 1,5 y 2 m de profundidad. Se trataba de tres cuerpos infantiles, dos niñas de quince y seis años respectivamente y un varón de siete. La víctima de quince años llevaba un tocado de plumas blancas. Estaba acompañada de un uncu o túnica tejida, de objetos de cerámica de formas y estilos típicos incaicos - aríbalo, vasija con pie, jarrito, platos ornitomorfos – y de elementos textiles tales como chuspas, fajas arrolladas y una pequeña vincha. Presentaba keros de madera en miniatura, un peine de espinas y trozos de carne seca o charqui. De su tumba se recuperaron asimismo estatuillas femeninas de oro, plata y valva de spondylus. En otra de las tumbas se descubrió el cuerpo de una niña de seis años, dañado por la descarga de un rayo. La niña se encontraba rodeada de varios elementos de cerámica en miniatura, de típico estilo incaico. Llevaba consigo bolsas o chuspas; mocasines de cuero y sandalias, vasos o keros, y un conjunto de estatuillas femeninas alineadas. El niño se encontraba sentado sobre una túnica o uncu plegado, y presentaba distintos elementos del ajuar acompañante, tales como sandalias o ushutas, bolsitas de piel de animal conteniendo cabello del niño (en algunos lugares de la Sierra peruana, el corte de cabello se hace luego de la presentación o “Bautizo” del niño), un saquillo tejido o chuspa, engarzado con plumas blancas, estatuillas masculinas de valva de spondylus y un aríbalo de cerámica.




Según las investigaciones subsiguientes realizadas en laboratorios a los niños, se pudo comprobar que el niño fue golpeado con algún mazo en la parte posterior pero no se puede sino hacer conjeturas del porque solo el niño presentaba signos de violencia. Quizás a última hora se resistió, o el sexo haya tenido algo que ver en su manera de ser sacrificado, pero su muerte fue producida por este modo ya que entre los restos de su boca encontraron chicha mezclada con sangre lo que evidencia que sufrió de hemorragias internas. Las niñas murieron congeladas y por asfixia, lo cual las fue llevando a un estado de somnolencia que evitó que se dieran cuenta de su muerte.



Como dije al principio, cada civilización tiene sus ritos y costumbres, en la actualidad seguimos circuncidando a los niños judíos, se inmolan personas en nombre de su Dios, y hasta lo mas leve como perforar orejas a un bebe infringiéndole dolor sin necesidad siguen siendo nuestras costumbres actuales, y no por ello se puede decir que una civilización sea mejor que otra. Para los antiguos moradores de la región andina, su fe era tan válida como la cristiana y su relación directa con su Dios aunque nos parezca sangrienta era fuerte y quizás mucho mayor que la nuestra por lo que puedo decir que aunque los niños no hayan logrado su viaje de llegar hasta el sol y ser los mensajeros de su pueblo, si pudieron recorrer un viaje mucho mayor en el tiempo y ser portadores de información importante para el estudio de su pueblo.

0 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...