RSS Feed

23/7/10

Bella sin alma.- Ricardo Cocciante

El amor a veces escribe con letras retorcidas...

Ay!..Hoy voy a estar de recuerdos…y es que de vaga que soy me he puesto a buscar canciones que han significado algo en mi vida y como estaba en una onda italiana después de escuchar a Jovanotti nada mejor que recordar a “Bella sin alma”.Recuerdo que era una niña cuando allá por 1974 vi por primera vez a Ricardo Cocciante en la tv venezolana. Su canción "Bella sin alma" era el mejor éxito de la temporada y podía escucharse a cada rato en todas las emisoras radiales del país, sobre todo en Radio Juventud que era la emisora que traía todos los éxitos de afuera. Sin embargo, a pesar de que ya todas en el colegio hablábamos de ella, muy pocas conocíamos el rostro y la apariencia física de Ricardo. (En esa época no existía ningún Google que nos permitiese poner su nombre en un buscador para ver sus fotos….tampoco existía tv por cable.) Quizás su foto estaba en alguna que otra revista, pero el asunto es que la mayoría de mis compañeras no le habíamos visto el rostro hasta que se presentó en "De fiesta con Venevisión" conducido por Gilberto Correa.

¡Vaya sorpresa la que nos llevamos! Era un chico con una melena de rizos interminables (Tal cual lo fue Bisbal en sus principios) y una manera de vestir bastante informal y desaliñada que rompía totalmente con el estereotipo que teníamos en nuestras mentes de lo que debía vestir una estrella de la música…Cuando llegó se sentó al piano y comenzó a cantar su famoso "Bella sin alma" y justo allí nos olvidamos totalmente de su apariencia descuidada y vimos a UN VERDADERO ARTISTA, un hombre que cantaba con voz, corazón y alma. Un hombre que se entregaba tanto en sus canciones que era imposible dejar de mirarle. Tal era su intensidad que le imprimía al cantar su "Bella sin alma", que nos daba la impresión de que en cualquier momento tomaba un cuchillo y se cortaba las venas…y es que esta canción si se analiza profundamente es una despedida  en toda la regla.

Todos hemos pasado alguna vez por el trance de decirle unas palabras de despedida a la pareja con quien uno acaba de romper y quien ha pasado por eso sabe que cuando tal momento llega, es imposible mantener el aplomo, a menos que uno sea un cínico de m… como Palito Ortega en esa canción que despacha a su novia y además la obliga a no llorar, a no decirle más que lo quería y a tomarse rápido el café.

Se enfría tu café, aquí nadie se tiene que sentir culpable. La gente nos mira, por favor no llores más.

Boludo!!Como no va a llorar si está terminando con ella…en esos momentos no se puede recordar que “habíamos prometido no llorar”..pero continuando con Ricardo, el cantante comienza bien el encuentro, al punto de iniciar el parlamento con un dejo de amabilidad:

Y ahora siéntate
allí de frente a mí,
escúchame muy bien
y sin interrumpir.
Hace ya tiempo que
quería decírtelo:
tratar de convivir
inutil resultó...

Hasta ese momento, y durante varios segundos más luce muy discreto, caballeroso, casi profesional. Solo tarda 72 segundos en descomponerse, justo cuando le dice a la mujer: Que pase el próximo / le dejo mi lugar, ahí al cantante le entra lo bruto y entonces comienza a alterársele la voz:

Pobre del que vendrá
qué pena me da
cuando en el cuarto él
te pida siempre más
nada te costará...

Es fácil imaginarse a aquella mujer petrificada, sentada escuchando todo lo que su amor le empieza a descargar y al final, cuando ya se ha desahogado con insultos más o menos fuertes, entonces en lugar de meterle el patadón por el trasero, que es lo que todo el mundo se espera, le lanza la orden terminante, que con el tiempo se convertiría en el único pasaje de la canción que a nadie se le olvida desde los años 70:

Ahora desnúdate / sabes hacerlo bien...

Bueno...como lo dije, no hay manera de terminar bien una relación que lo ha sido todo, siempre queda algo que decir, segundos para herir antes que todo muera...Esta canción es bella pero con alma y corazón. Hora de escucharla otra vez

Y ahora siéntate
allí de frente a mi
escúchame muy bien
y sin interrumpir
hace ya tiempo que
quería decírtelo

Tratar de convivir
inútil resultó
todo sin alegría
sin una lágrima
nada para agregar
ni para dividir

Tu trampa me atrapó
y yo también caí
que pase el próximo
le dejo mi lugar

Pobre del que vendrá
que pena me da
cuando en el cuarto él
te pida siempre más
nada te costará
se lo concederás
como sabes fingir
si te va cómodo

Yo te conozco bien
no sufro más por ti
y si vuelves a mi
te lo demostraré
porque esta vez yo se
no se te olvida mas

Ahora desnúdate
sabes hacerlo bien
pero ilusiones no
que ya no caigo más
y te arrepentirás
cuerpo sin alma


Richard Cocciante cantó otros temas de éxito del momento, como "Margherita" o "...E io canto", y su carrera fue perfeccionándose, contando con un triunfo en San Remo (Año 1991) con "Se stiamo insieme", habiendo interpretado duetos excelentes con Mina y Mónica Naranjo, con quien grabó en 1995 la canción "Sobre tu piel" y siendo el compositor de un musical de éxito internacional: "Notre Dame de París". No obstante, para los nostálgicos siempre será el inolvidable intérprete de "Bella sin alma"
 
“Por la noche entre sueños,
he vuelto a ver tus ojos.
Y bajo ellos, tus labios sonreían.
Y bajo tus labios, sonrieron los míos”
(Alepo – Antonio Gala)

0 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...