RSS Feed

7/1/11

El Valor para decir NO..




Sofía recordaba perfectamente el día del compromiso, hace ya mas de 30 años.  Alfredo era entonces un niño y ella mas niña aún y ambos  seguían  un juego a manera de un ritual que los unía para siempre…hace tanto tiempo  de eso y esta noche podía sentir como su memoria se había convertido en su peor enemiga…

Los ojos negros de Sofía se llenaban de lágrimas al recordar cuanto tiempo había pasado, cuantas cosas habían sucedido desde que Alfredo juró amarla para siempre. Tantas promesas rotas, tantas noches a solas mientras él buscaba en otros lugares esas pequeñas cápsulas de amor que lo hicieron alejarse de ella…Ya sus oídos se habían cerrado igual que su mente y corazón y aunque el intentara buscar otra oportunidad ya el agua había rebasado tantas veces un vaso que se resignaba a dejarse vencer…

Sofía no había sido siempre así, ella creía en el amor, en un amor verdadero que durara para siempre sin importar lo que pasara, las razones, las circunstancias…un amor que jamás se desvaneciera, un amor como el de los cuentos de hadas que jamás se extingue…que jamás se olvida. Ella siempre espero por Alfredo desde el día que con apenas 9 años le dijo que se casarían y vivirían juntos para siempre por toda la eternidad…pero se olvidó de contar con que a veces llegarían los dragones

 Un buen día, a pesar de seguir sintiéndose enamorada, se dio cuenta de que se estaba destruyendo a sí misma sin hacer nada para mejorar su situación. Debía terminar su relación, nada mejoraba, de hecho, empeoraba, y ella ya no sentía ganas de vivir. Su corazón había dejado de palpitar cuando sus lagrimas sustituyeron las sonrisas…cuantas veces se sintió herida por su rechazo, cuantas veces lo esperó despierta que llegara a casa para recibir sus besos y a cambio solo obtuvo palabras que llegaban desde el alcohol de un corazón ebrio, malhumorado…Cuantos insultos y maltratos debería soportar si cada vez que intentaba terminar el regresaba con sus promesas..

    ……Salgamos esta noche, Sofía…afuera hay muchas estrellas brillando…Vamos a salir esta noche bebé…voy a ser bueno, ruega por mi, sabes que eres mía…

Ahora cuando él trataba de recuperarla solo encontraba unos ojos llenos de inseguridad que no podían responder a sus pedidos por que los labios de ella empezaban a moverse con palabras rápidas, esquivándolo mientras el se llenaba de ruegos desesperados…de súplicas que como siempre terminaron estrellándose en su cara…

Para ella se había apagado la última estrella, esa noche mientras él dormía tranquilo y seguro de que su amor podría aguantar todo, Sofía escapó hacia la calle ahora oscura, sin brillos de autos, sin estrellas…Llevaba una maleta con algunas poquitas cosas y en el corazón absolutamente nada…

2 DEJA TU COMENTARIO AQUI:

Enrique Arias Valencia dijo...

Excelente relato.

¡Salud cordial!

Julio César Melchior dijo...

Qué bello relato y a la vez que triste historia: que real y cuanta verdad encierra en sus palabras.
Me gusta mucho tu blog. Gracias por enlazarte al mío y por hacerme descubrir el tuyo. Yo también me sumo a tu blog. Escribes muy bien y eres muy creativa.

Publicar un comentario

Para los que solo fui sombra..para aquellos que deje huella...escribiré siempre que pueda todo lo que mis divagaciones me hagan sentir...